La ayuda del Espíritu Santo lleva a Musulmán a recibir a Jesús como su salvador

La ayuda del Espíritu Santo lleva a Musulmán a recibir a Jesús como su salvador

28 agosto, 2018 | adm

Tratar de describir la misericordia de Dios, es algo imposible. No podemos comprender como un Dios que es Omnipotente, Omnipresente y Omnisciente pueda tener un amor tan grande y tierno hacia nosotros pecadores e infieles.

Más, nuestro Padre Celestial así nos ama. Con amor indescriptible e ilimitado.

Pensar que solo tenemos que abrir nuestro corazón a Jesús y desearlo más que a nada en el mundo. Cierto es que no por solo desear y recibir a Jesús como nuestro Señor y Salvador, todas nuestras dificultades desaparecerán. No.

Pero sí que, ya no estaremos más solos.

Enfrentaremos nuestras dificultades de la mano de nuestro Padre Celestial a través de Jesús y con la ayuda del Espíritu Santo.

A continuación el testimonio de un musulmán que recibió a Jesús con la ayuda del Espíritu Santo:

Khamisi creció en un hogar musulmán fuerte con siete hermanos y hermanas. Su padre los llevó a la mezquita y se aseguró de que asistieran semanalmente a clases islámicas.

“Mi padre era muy estricto cuando se trataba de asuntos religiosos”, dijo Khamisi a African Enterprise (AE)(1). “Solo se permitía una religión en nuestra familia”.

Cuando Khamisi tenía 10 años, su padre murió y la familia enfrentó desafíos significativos.

“Nos volvimos completamente incapacitados financieramente”, dijo Khamisi a AE. “Mis hermanos mayores y mi madre trabajaron duro para asegurarnos de que tuviéramos comida, pero nos costó poner comida en la mesa. La pobreza era parte de nosotros “.

Mientras luchaban por sobrevivir, la pérdida del patriarca también permitió cierta medida de libertad para que la madre de Khamisi explorara el cristianismo.

“Mi madre había querido conocer a Cristo durante mucho tiempo, pero debido a las restricciones de nuestro padre, ni siquiera se habría atrevido”, recordó Khamisi.

La madre de Khamisi y sus hermanos mayores comenzaron a asistir a una iglesia cristiana y se convirtieron en seguidores de Jesús. Pero Khamisi y uno de sus hermanos menores se opusieron a su nueva fe.

“Queríamos mantener la religión de nuestro padre”, dijo, “así que seguimos asistiendo a la mezquita”.

Khamisi sabía sobre el cristianismo de sus amigos en la escuela y de las clases de educación religiosa cristiana allí. Pero él continuó resistiendo sus súplicas y su corazón permaneció endurecido contra Jesús durante los siguientes cinco años.

Entonces sucedió algo inusual.

Un domingo fue a recoger algo de uno de sus hermanos a la iglesia. Cuando llegó, el servicio de la iglesia todavía estaba en marcha.

“Me senté en la última fila, esperando a que terminara el servicio. Mientras la adoración continuaba, sentí como si algo ardiera dentro de mí “, dijo. ¡La Palabra y el Espíritu comenzaron a tocar mi corazón!

“Estaba pegado a mi asiento y escuchaba atentamente la Palabra de Dios como si eso fuera lo que había venido a hacer”.

Cuando el pastor preguntó si alguien quería presentarse y convertirse en cristiano, Khamisi no pudo resistirse.

“Lo que sea que ardía dentro de mí se hizo más fuerte”, dijo.

“Fui arrastrado al altar por el poder del Espíritu Santo y, por primera vez en mi vida, sentí la necesidad de Jesús”.

El pastor oró por él cuando se entregó a Jesús como su Señor y Salvador y nació de nuevo. ¡Su familia se llenó de alegría!

Khamisi se unió a una clase de discipulado y fue apadrinado por el pastor principal para ayudarlo a crecer en su nueva fe, según AE.

“Hoy lo llamo mi padre espiritual”, dijo Khamisi.

“Cuando se enteró de mi historia, se hizo cargo del pago de mis aranceles escolares. Fui a una escuela en la ciudad de Malindi, que incluso en mis sueños nunca pensé que haría. Nunca había visto tal demostración de amor “.

A medida que crecía, Khamisi leyó su Biblia con “un fervor eterno e hizo todo lo que pudo para aprender sobre la oración y el ministerio en la iglesia. En su último año de escuela secundaria, se convirtió en líder de la Unión Cristiana, compartiendo su testimonio con tantas personas como pudo “, según AE.

En 2017, enfrentó un juicio con la pérdida de su madre.

“La muerte de nuestra madre el año pasado fue el momento más bajo de mi vida después de la salvación”, señaló. “Su enfermedad la tomó cuando más la necesitábamos”.

“Él y sus hermanos han luchado con esta pérdida, pero se basan en el amor de su comunidad de la iglesia”, según AE.

Se unió a un equipo ministerial con African Enterprises después de ver al ministro del equipo del año pasado en su escuela durante su Misión Malindi.

“Espero llegar a los jóvenes con la Palabra de Dios en 2018. A través de nuestras interacciones, quiero que conozcan y experimenten el amor de Dios como yo lo hice”.

(1) blog.godreports.com

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUBSCRIBETE !