Sanando la Tierra

La ansiedad

10 agosto, 2013 | adm | Iglesia y Ministerio

La ansiedad

La palabra ansiedad viene del latín anxietas, significando aflicción o angustia.

Es una respuesta emotiva o un conjunto de respuestas englobando aspectos cognitivos o subjetivos de carácter no placentero, aspectos fisiológicos o corporales que se caracterizan por el alto grado de actividad en el sistema periférico, aspectos motores observables que implican generalmente comportamientos no ajustados y adaptados adecuadamente.

La ansiedad está relacionada con la supervivencia, el miedo, la ira, tristeza y/o felicidad.

Para preservar su integridad física ante amenazas el ser humano ha tenido que poner en marcha respuestas eficaces y adaptativas durante millones de años, que son comportamientos de “huida o lucha”.

En la actualidad se estima que un 20.5% o más de la población mundial sufre de algún trastorno de ansiedad, generalmente sin saberlo. Existen varios tipos de trastornos de ansiedad, incluyendo trastorno de pánico, trastorno de ansiedad social, fobias específicas y trastorno de ansiedad generalizada.

La ansiedad es una emoción humana normal que todo el mundo experimenta a veces.

Muchas personas se sienten ansiosas o nerviosas, cuando se enfrentan con un problema en el trabajo, antes de tomar una prueba, o al tomar una decisión importante. Los trastornos de ansiedad, sin embargo, son diferentes.

Pueden causar tal malestar que interfiere con la capacidad de una persona de llevar una vida normal. Un trastorno de ansiedad es una enfermedad mental grave. Para las personas con trastornos de ansiedad, la preocupación y los miedos son constantes y abrumadores y pueden lisiar de una vida normal.

¿Cuáles son los tipos de trastornos de ansiedad?

Existen varios tipos reconocidos de los trastornos de ansiedad, incluyendo: Trastorno de pánico: las personas con esta afección tienen sentimientos de terror que lo golpean de repente y repetidamente sin previo aviso.

Otros síntomas de un ataque de pánico incluyen sudoración, dolor de pecho, palpitaciones (latidos cardíacos inusualmente fuertes o irregulares) y una sensación de asfixia, que puede hacer que la persona sienta como él o ella están teniendo un ataque cardíaco o esté como que está “volviéndose loca”.

Trastorno de ansiedad social: también llamado fobia social, implica preocupación y conciencia sobre situaciones sociales cotidianas. La preocupación se centra a menudo en un temor de ser juzgado por otros, o comportarse de una manera que pudiera causar vergüenza o llevar al ridículo.

Fobias (específicas): es un intenso miedo a un objeto específico o situación, tales como serpientes, alturas o volar en avión. El nivel de miedo generalmente no es adecuado a la situación y puede causar que la persona evite situaciones comunes y cotidianas.

Trastorno de ansiedad generalizada: este trastorno implica preocupación excesiva, poco realista y tensión, incluso si hay poco o nada para provocar la ansiedad.

¿Cuáles son los síntomas de un trastorno de ansiedad?

Los síntomas varían dependiendo del tipo de trastorno de ansiedad, pero los síntomas generales incluyen:
Sentimientos de pánico, miedo y desasosiego
Problemas para dormir
Manos-pies fríos y/o sudorosos
Dificultad para respirar
Palpitaciones del corazón
Una incapacidad para estar quieto y tranquilo
Sequedad en la boca
Entumecimiento u hormigueo en las manos o los pies
Náuseas
Tensión muscular
Mareo

¿Qué3 causa los trastornos de ansiedad?

Se desconoce la causa exacta de los trastornos de ansiedad; pero los trastornos de ansiedad, como otras formas de enfermedad mental, no son el resultado de la debilidad personal, un defecto de carácter o mala crianza. Investigaciones sobre la enfermedad mental dejan claro que muchos de estos padecimientos son causados por varios factores combinados, inclusive cambios en el cerebro y el estrés ambiental.

Como otras enfermedades del cerebro, los trastornos de ansiedad pueden ser causados por problemas en el funcionamiento de circuitos cerebrales que regulan el miedo y otras emociones. Estudios han demostrado que el estrés severo de larga duración puede cambiar la forma en que las células nerviosas dentro de estos circuitos transmiten la información de una región del cerebro a otra.

Otros estudios han demostrado que personas con ciertos trastornos de ansiedad tienen cambios en ciertas estructuras del cerebro que controlan los recuerdos vinculados con las emociones fuertes.

Además, estudios han demostrado que los trastornos de ansiedad corre en familias, lo que significa que al menos en parte puede ser heredados de uno o ambos padres, como el riesgo de enfermedad cardíaca o cáncer.

Además, ciertos factores ambientales, tales como un trauma o acontecimiento significativo–pueden desencadenar un trastorno de ansiedad en personas que tienen una predisposición heredada a desarrollar el trastorno.

¿Qué tan común son los trastornos de ansiedad?

Los trastornos de ansiedad afectan a millones de estadounidenses adultos. La mayoría de los trastornos de ansiedad comienzan en la niñez, adolescencia y edad adulta temprana. Ocurre levemente más a menudo en mujeres que en hombres y ocurren con igual frecuencia en blancos, afroamericanos e hispanos.

¿Cómo se diagnostican los trastornos de ansiedad?

Si se presentan síntomas de un trastorno de ansiedad, el doctor iniciará con preguntas evaluando el historial médico y haciendo un examen físico. A pesar de no existir pruebas de laboratorio para el diagnóstico de los trastornos de ansiedad, el médico puede usar varias pruebas para buscar una enfermedad física como la causa de los síntomas.

Si no halla una enfermedad física que lo pueda causar, puede ser referido a un psiquiatra, psicólogo u otro profesional de la salud mental entrenado especialmente para diagnosticar y tratar enfermedades mentales. Psiquiatras y psicólogos utilizan herramientas especialmente diseñadas de entrevista y evaluación para evaluar a una persona para un trastorno de ansiedad.

El médico basa su diagnóstico en el informe del paciente de la intensidad y duración de los síntomas, incluyendo problemas con el funcionamiento diario causado por los síntomas–y la observación de la consulta del médico de la actitud y comportamiento del paciente. El médico determina si los síntomas y el grado de disfunción indican un trastorno de ansiedad específico.

El tratamiento principal puede incluir medicinas y sicoterapia.

«La Ansiedad» por Bernardo Stamateas»


Guillermo Maldonado El Afan y la Ansiedad

https://youtu.be/CSKMPzelMDQ

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *