Sanando la Tierra

Karl Marx, era un satanista confeso

21 abril, 2014 | adm | Insólito

Karl Marx

El favorito de los ateos y revolucionarios, Karl Marx, era un satanista confeso, y más allá de lo que proponen, hemos escuchado hablar en los últimos siglos, del comunismo, socialismo, capitalismo, izquierda, partidos totalitarios, la clase dominante, el proletariado y otros términos similares, la realidad va más allá de los ideales.

Disputas sin fin en el campo de las ideas entre los activistas políticos/ideológicos y grupos religiosos indujo a creer que estamos en medio de una guerra de ideas e ideales, pero pretende claramente la persecución principalmente del cristianismo.

Y en medio de esta confusión, un personaje muy controvertido, que es odiado por unos y amado por otros, se ha utilizado y citado en la inflamación de los discursos de la libertad de pensamiento y de los derechos humanos.

Karl Marx, conocido como el padre del comunismo y autor de El Manifiesto Comunista, conquistó el mundo diciendo tener la respuesta en cuanto a ayudar a los hambrientos, los necesitados y oprimidos en la tierra; con ganas de criticar a Dios, satirizando el hecho de que Jesús es la respuesta para llegar al cielo.

Karl Marx, el filósofo de la revolución

El pensador alemán, considerado uno de los más influyentes de todos los tiempos, investigó la mecánica del capitalismo y predijo que el sistema sería superado por la emancipación de los trabajadores.

Muchas de las ideas de Marx eran productivas, sí, y hoy en día se utiliza principalmente en la educación y la psicología. Sin embargo, las diferentes interpretaciones se hacen de acuerdo a la subjetividad y los intereses de cada uno.

Marx decía que la lucha enajenaba las mentes pero lo que realmente creó un movimiento alienante por el proselitismo ideológico total disfrazado de derechos humanos dignos. Muchas guerras, persecuciones e injusticias sociales se deben a este movimiento. Muchas veces el tiro salió por la culata.

Dos momentos en la historia de Europa fueron experimentados por Marx intensamente y tuvo consecuencias importantes en su obra: las revueltas antimonárquicas de 1848 – en Italia, Francia, Alemania y Austria – y la Comuna de París, que por un poco más de tres meses en 1871 , dirigieron a los trabajadores al poder, por la influencia de las ideas de Marx. El levantamiento terminó reprimido, con un saldo de 20.000 muertos, 38.000 detenciones y 7000 deportaciones.

Temprano en su vida, el comunista Marx estaba dominado por una idea: cómo ayudar a las masas explotadas. Lo que empobrece, argumentó, es el capitalismo. La utopía de Karl Marx incluye, además de los derechos laborales justos, la remuneración de acuerdo a sus necesidades, la división equitativa de los bienes, ningún gobierno, ninguna guerra, ninguna revolución; no hay injusticias sociales, etc., un país de maravillas.

Con ese pensamiento, promovió una gran guerra, no sólo entre las clases, sino individual; por lo tanto, perseguir un sueño de la «libertad», sin límites, sin reglas y sin control, genera un calabozo de más adentro y la insatisfacción. Crea frustración por no poder lograr el objetivo.

Él pasó esta idea de existe una clase masacrada por la adinerada dominante que llamó burguesía capitalista.

Para hacer esto, dijo, necesitaba mucho más para destruir a esta clase (capitalista), era necesario destruir todas las religiones que traen una felicidad ilusoria.

Marx imprimió la idea de que con la extinción de la religión, la fe y Dios de las mentes de las personas, los seres humanos llegarían a una felicidad más real. Abandonar a Dios era una condición para alcanzar esta felicidad. «La crítica de la religión es, por tanto, fundamental para este valle de lágrimas del que la religión es el halo.» (Introducción crítica a la Filosofía del Derecho, Hegel).

Karl Marx pasó al mundo la idea de que con el fin de llegar a la sociedad comunista ideal era necesario abandonar a Dios, porque sólo el comunismo era la respuesta para el mundo.

Marx fue uno de los principales responsables de poner al mundo de los pensadores y filósofos en contra de las iglesias, y contó con el hecho histórico de que la iglesia cristiana en sus primeros días, caminaba al lado de exploradores del mundo. Sus fans comentaron que él mismo era de familia rica.

El Marxismo impresionó a la opinión pública debido a su éxito, pero el éxito no prueba nada. El éxito no sólo confirma la verdad, pero el error, y muchos errores se cometieron en nombre de este ideal de la sociedad sin Dios y la religión.

Lo que pocos saben es que Karl Marx era un cristiano, llegando incluso a escribir una gran obra literaria de 10 volúmenes que declaraba su fe.

En este trabajo leemos estas hermosas palabras:

“A través del amor de Cristo volvemos nuestros corazones juntos por nuestros hermanos que están íntimamente ligados a nosotros y por quienes Él se dio a Sí mismo como un sacrificio» («Marx y Engels», Obras completas, volumen l0 -. Internacional de Editores, Nueva York, 1974).

Cristo aparece en los escritos de Marx a lo largo y después de que él se había convertido en un defensor ardiente contra la religión. Incluso en un libro confuso sobre la economía y la política como «el capital» en el que las reflexiones sobre la religión son de poca importancia, el maduro y antirreligioso Marx escribió, totalmente fuera de contexto:

«El cristianismo, con su culto del hombre abstracto, más especialmente en sus desarrollos burgueses, el protestantismo, el deísmo, etc., Es la forma más conveniente de la religión.» (Capítulo 1, Sección IV)

Recordemos, Marx comenzó como un creyente cristiano.

«Su conocimiento de la fe y de la moral cristiana es bastante claro y bien razonado. Hasta cierto punto, también conoce la historia de la iglesia cristiana» (Archivo de la Historia del socialismo y del movimiento obrero, 1.925 en Alemania).

Pero, después de pasar por la magistratura, algo misterioso sucede en la vida de Marx, quien se vuelve antirreligioso. Él escribe en un poema: «Deseo vengarme de Aquel que gobierna allí».

Karl Marx fue el hijo de una familia rica, no tiene pasado, no tuvo dolores o frustraciones con su familia al parecer, sin embargo, se vio afectado por una rebelión contra Dios y contra la religión, difícil de entender.

No fue la defensa de la laicidad que predicaba claramente en contra de Dios.

No fue el descrédito de un mito, sino una clara oposición a alguien que sabía que existía y decidió luchar. Un joven que soñaba con la justicia social y el amor al prójimo, un joven lleno de sueños, ¿cómo podría haber hecho declaraciones ahora tan pesimistas y tan repugnantes contra un Dios que afirmaba amar y conocer?

«Así que un dios me quitó toda la maldición y castigo de destino. ¡Todos los mundos se han ido, sin retorno! ¡Nada me queda más que a la venganza! «Mi deseo es para mí construir un trono. Su tope será frío y gigantesco. Su fuerza el temor sobrehumano. Y el negro dolor sería su generalidad. Cualquiera que lo busque se volverá mortalmente pálido y silencioso, embelesado por la muerte ciega y fría. . Que su felicidad le pueda preparar la tumba» (Karl Marx, Obras Completas, Vol. I, N. York: International Publishers, 1974)

Hay un poco de drama conocido que también compuso durante sus años de estudiante. Se llama «Oulanem».

Característicamente, «Oulanem» es una inversión de un nombre santo: es un anagrama del nombre Immanuel bíblico para Jesús, que en hebreo significa «Dios con nosotros». Tales inversiones de nombres se consideran eficaces en la magia negra. Sólo podemos comprender el drama Oulanem si primero escuchamos la extraña confesión hecha por Marx en un poema titulado «El violinista», más adelante declamado tanto por él como por sus seguidores:

«‘Los vapores infernales suben y llenan el cerebro, hasta que me vuelvo loco y mi corazón está totalmente cambiado. ¿Ves esta espada? El príncipe de las tinieblas me la vendió. Estas líneas tienen sentido cuando se sabe que los rituales de iniciación más altos de los cultos satánicos le venden al candidato una espada ‘encantada’ que garantiza el éxito. Él pagó por esta es firmar con la sangre extraída de las muñecas, un pacto en virtud del cual su alma pertenece a Satanás después de la muerte».

Werner Blumenberg, en su libro Retrato de Marx cita una carta escrita por el padre de Marx a su hijo, el 2 de marzo 1837: «Su progreso, la seguridad valiosa para ver que su nombre se convierta en un día en muy famoso y su bienestar material no son los únicos deseos de mi corazón. Fueron alimentadas estas ilusiones durante mucho tiempo, pero les puedo asegurar que tu logro no me haría feliz. Sólo si tu corazón permanece puro y humano, y ningún demonio sea capaz de alejar de tu corazón los mejores sentimientos, sólo entonces seré feliz».

En su poema «The Pale Maiden», escribe:

«‘Por lo tanto, he perdido el derecho al cielo, lo sé perfectamente. Mi alma, una vez fiel a Dios, está destinada al infierno’. Ningún comentario es necesario. Marx comenzó con ambiciones artísticas. Sus poemas y dramas son importantes para revelar el estado de su corazón, su espíritu, pero, al no tener valor literario, no recibieron ningún reconocimiento. Marx abandonó la poesía por el ideal revolucionario en el nombre de Satanás, contra una sociedad que no apreció sus poemas, una tradición judía que lo rechazó. Entonces comenzó la rebelión total del escenario en contra de Dios. Él dijo ‘Alimento el odio contra todos los dioses’ «.

Su hija Eleanor escribió un libro llamado «El moro y el general, Recuerdos de Marx y Engels» (Dietz Publishing House, Berlín, 1964). En este libro cuenta las historias horrorosas que él contaba aterrando sus dos hermanas pequeñas, siempre con contenido satánico. Historias de pacto con el diablo.

El biógrafo de Marx escribe: «No cabe duda en cuanto al hecho de que esas historias interminables eran autobiográficas… Él tenía la visión del diablo del mundo y la maldad del diablo. A veces parecía reconocer que realizaba obras de maldad».

Marx, según el autor del libro «¿Ha sido Karl Marx Un Satanista?» odiaba a todos los dioses; odiaba todo concepto de Dios. Quería ser el hombre que expulsaría a Dios. El socialismo era el cebo utilizado para inducir a los trabajadores e intelectuales a aceptar este ideal demoníaco.

Cuando los soviéticos, en sus primeros años, adoptaron el lema «Vamos a expulsar a los capitalistas de la tierra y a Dios de los cielos» simplemente estaban cumpliendo con el legado de Karl Marx.

colunas.gospelmais.com.br

8 Comentarios

  1. Samuel dice:

    La publicación es el producto natural de quien cree que la idea de Dios debe ser la guía de toda orientación espiritual. Nada más falso que todo lo se ha dicho de Marx hasta el momento.
    karl Marx no puede ser un satanista puesto que si no cree en la existencia de dios, menos en una idea aun más revolcada como la existencia del satanas. La historia de la humanidad no es una lucha entre buenos y malos; es una historia de lucha de intereses, y si la religión, en su forma de institución, crítica, ataca o maldice a un pensador como Marx, no es porque defiendan la posición de dios en la tierra, sino porque defienden sus propios beneficios, tanto materiales como políticos.

  2. Dario dice:

    Precisamente porque creía en Dios llegó a odiarlo y así en venganza se volvió satanista para ofenderlo. Si hay algunos que usan la religión para su provecho,no quiere decir que esa sea la postura de los que amamos a Dios.No juzgues con la maldad de tu corazón

  3. Héctor dice:

    Todos los servidores de Satanás defenderán sus postulados, habrá quien por ignorancia los apoye pero los verdaderos satánicos seguirán confundiendo a la humanidad, aún asi no podrán destruir el orden divino de Dios.

  4. Alexis dice:

    no hay que creer en Dios para ser satanista. satanismo como se predica los cristianos es quien come bebes, satanismo para quien cree en el sentido común es romper los dogmas de la Biblia y las religiones. Si la Biblia dice plena sumisión de la mujer al hombre, se considera satanista ser pues, feminista y la igualdad de generos.

  5. Ricardo Rojas Herrera dice:

    siendo un hombre que desde mi niñés y adolescencia participé del catolicismo y que a los 23 años y por 20 caminé en las filas de la fe cristiana, aún sigo siendo creyente, pero he tenido que asumir con dolor la carencia de análisis libre de emocionalismo que existe en la mayor parte de las filas de creyentes,de todos los credos y sectores.
    En los comentarios anteriores se percibe eso mismo de patrte de los detractores.
    Culpa, manipulación y demonización estrategias muy recurrentes de las cúpulas gerárquicas eclesiástica.
    No justifico los crimenes másivos ni excesos independiente del sectror del que venga, pero sí creo que Dios no es clasista, y no está d e acuerdo con que la tierra se administre por unos pocos y esos pocos se enriquezcan y la gran maoría siga empobreciendose. Cro en la igualdad y no considero que eso me vuelava un satanista

  6. elteorico dice:

    Al comentarista de nombre Samuel: _Como prueba que K.Marx no creía en Dios.

  7. elteorico dice:

    Bastante vacio comantario de Samuel

  8. M dice:

    Karl Marx, de verdadero nombre Kissel Mordekay, era masón luciferino, satanista practicante. Trabajó para el Sanedrín y el desarrollo del proyecto talmúdico de dominación mundial: Nuevo Orden Mundial, la prisión global. Hizo pacto de sangre con un demonio, y escribió sus obras bajo dictado mediúmnico.

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *