Sanando la Tierra

Joel Osteen – La gracia te está buscando

14 octubre, 2013 | adm | Mensajes

Jel Osteen

Joel Osteen habla en este mensaje de como la gracia de Dios te está buscando. Como al contrario de lo que se piensa Dios no busca a los que están muy bien o tienen mucha fe principalmente porque estos ya están allí, sino que te busca cuanto más lo necesitas y cuanto más lejos puedas estar.

Cuando alguien se equivoca Dios no se aleja sino que su Gracia nos está buscando.

Si tienes dudas no vendrá Dios y te dirá Qué pasa ¿no tienes fe? Sino que dejará a otros que si la tienen para buscarte a ti. Cómo la parábola del pastor que tenía 100 ovejas y que dejó 99 para ir a buscar a una que se perdió.

La Biblia nos advierte en Santiago 3:16 que cuando entras en luchas, abres la puerta para «cada cosa mala.» Tenemos que cerrar la puerta a los conflictos y utilizar la sabiduría al planear nuestros días. Tenemos que hacernos conscientes para recibir la gracia de Dios, extender su misericordia a los demás y mantenernos en paz.

La gracia es el favor sobrenatural de Dios, es misericordia y poder sobre ti. Es su capacidad de trabajar en ti para lograr lo que tú necesitas. Cuando Jesús dejó la tierra, él dijo, «yo puedo salir, pero yo voy a enviar uno que nunca te dejará, el Espíritu Santo que reside en ti y te enseñará todas las cosas». Cuando te alineas con el espíritu de Dios, te estará equipado para toda buena obra por su gracia. Su gracia da poder para amar a los demás.

Cuando recibes la gracia de Dios, le autorizas a extender su misericordia.

Elegir la misericordia significa elegir a victoria porque ¡la misericordia triunfa sobre el juicio! Es por ello que Jesús mostró misericordia por todas partes. Las escrituras nos dicen que Pedro, uno de los discípulos de Jesús, le negó tres veces tras ser detenido para ser crucificado.

¿Sabes cómo respondieron Jesús?

Cuando resucitó de entre los muertos, se apareció a María en la tumba y le dijo: «Dile a todos que he resucitado… ¡y ve a encontrar a Pedro!» Jesús destacó a Pedro porque quería que sepa que estaba siendo amado, valorado y perdonado. Jesús no es rencoroso. En cambio, él extendió misericordia a Pedro y lo restauró. ¡Extiende esa misma misericordia a otros cada día!

Quizá no tengas buenos recuerdos.

Tal vez hayas sido daño, negado o rechazado por alguien. Tal vez trabajas con algo de dolor ahora mismo. Recuerda, que Jesús nos dio un ejemplo de la misericordia, y que él nos equipó con su gracia para vencer. Es fácil de ofenderse. Es fácil mantener el daño y el dolor del pasado.

Pero la mejor manera de avanzar es dar todo el dolor a Dios y dejar que él te sane. ¡Recibe su gracia para que puedas mostrar su misericordia todos los días del año!

“¡Gracia, misericordia y paz te sean dadas!” 2 Juan 1:3

https://youtu.be/X6ucYd5vRV8

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *