Sanando la Tierra

Jesús aparece en sueños a una mujer en la selva

9 julio, 2016 | adm | Mundo

Jesús aparece en sueños a una mujer en la selva

Ya no solo es un fenómeno del Medio Oriente, Jesús aparece en sueños a una mujer en la selva tropical del Amazonas.

Después de ver a Jesús en un sueño, una peruana busca a unos misioneros. Los informes de los sueños y las apariciones de Jesús no se limitan a Oriente Medio o China.

Selmira vive en un pueblo de gente Napo Quechua en el medio del Amazonas peruano.

Siguiendo la costumbre de su pueblo, se casó en sus primeros años de adolescencia. Su marido era un alcohólico y ella tuvo una vida de mucho sufrimiento.

Crecida en un entorno pobre, aprendió temprano que la invocación de los espíritus de la naturaleza era lo correcto. Ella tenía muchos hijos, pero 11 de ellos murieron. Además, cuatro experimentaron aborto involuntario.

Cuando tenía 28 años, su madre se ahogó. Cuando su hijo de nueve años murió de una mordedura de serpiente, ella estaba tan traumatizada que huyó del pueblo. Pero Dios no olvidó a Selmira y todo su dolor y desesperación. Esto ocurrió en medio de la selva tropical del Amazonas.

En ese momento, tuvo una serie de sueños que Dios usó para despertarla a la realidad espiritual. En el primero, soñó que había un gran árbol tumbado en un río de orilla a orilla, como un puente, y Selmira necesitaba cruzarlo.

Cuando iba cayendo, hubo un hombre que llevaba una bata blanca y brillante. Le entregó un libro, la Biblia, y tomó su mano derecha para ayudarla a cruzar el río con seguridad.

Poco después, soñó que había una escalera alta, subiendo al cielo. Ella comenzó a levantarse. Cuando llegó al cielo, un hombre apareció y le preguntó: «¿Por qué has venido? Es necesario que cuides a tus hijos y sirvas al Hijo de Dios».

Después de estos increíbles sueños, Selmira sintió un intenso deseo de encontrar una Biblia como que la que había recibido en el sueño para leer.

Oyó de misioneros que se encontraban enseñando en la región acerca de Dios y decidió buscarlos. Se encontró con una misionera de Wycliffe llamada Christa.

Selmira invitó a Christa a ir a su aldea. Cuanto más aprendía acerca de la Escritura, más sentía el amor y la compasión por las personas que le rodeaban.

Ella dio su vida a Jesucristo y su vida comenzó a cambiar. A pesar de que su marido ha amenazado con dejarla, ella perseveró y oró por él continuamente.

Ahora está trabajando en el proyecto de traducción quechua Napo junto con el equipo de Wycliffe. Su parte favorita del trabajo de traducción es compartir historias de la Biblia con los demás. Ella pasa cada domingo leyendo las historias recién traducidas para aquellos que quieren oír.

En primer lugar, ella atrajo a los niños, entonces llegaron sus vecinos e incluso a veces viene el chamán del pueblo para oír a Selmira leer. Últimamente su marido también participa.

«Es importante para ellos aprender porque la Biblia enseña a ser fuerte con Jesús y vivir una vida mejor que nuestros antepasados, que vivían sin conocer a Dios». Ella dice que a menudo piensa en los 11 niños que ha sepultado, pero hoy tiene 11 nietos que les enseña acerca de las promesas de Dios.

www.godreports.com

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *