Iglesia Bíblica: ¿Cuál es el tamaño adecuado de una iglesia?

Iglesia Bíblica: ¿Cuál es el tamaño adecuado de una iglesia?

2 mayo, 2018 | adm

Un teólogo explica si una mega iglesia es una iglesia bíblica. No existe una norma bíblica sobre el ‘tamaño adecuado’, explica Hershael York. York es profesor de teología del Seminario Teológico Bautista del Sur.

Este es uno de los más importantes de los Estados Unidos.


SI USTED PREFIERE,
PUDE ESCUCHAR ESTE ARTICULO AQUÍ


Él decidió abordar un tema muy debatido en el mundo académico. Existen muchas críticas de que las mega-iglesias no siguen el modelo de una iglesia bíblica. Él cree que el tamaño no afecta a los principios fundamentales que cada iglesia tiene que seguir.

“El verdadero problema es el de la obediencia”.

“La primera pregunta debería ser: ¿La iglesia está siguiendo el modelo del Nuevo Testamento? ¿Estamos haciendo la tarea principal que nos encomendó Cristo? Esto es algo no negociable, pero el tamaño no es un factor determinante”. Explica el teólogo Hershael York, Profesor de Predicación cristiana en el Seminario del Sur.

Una iglesia grande puede ser también una iglesia bíblica (1,2)

Para él, este problema no se aborda con claridad en el Nuevo Testamento. “No tenemos una instrucción clara sobre cuándo se llega a una cierta necesidad de dividir el tamaño. Ni se dice que una pequeña iglesia es ineficaz. Se nos enseña a ser fieles, específicamente en la Gran Comisión”, insiste.

York está convencido de que las Escrituras nunca hablan de tamaño.

No existe algún tipo de estándar y recordó la historia de la primera iglesia formada en Jerusalén. “En el día de Pentecostés, sabemos que 120 se reunían en el Cenáculo. Pero más tarde ese día había crecido considerablemente”, dijo citando el verso 41″. Gracias al Espíritu Santo, se añadieron aquel día como tres mil personas”.

El profesor de teología dice que muchos estudiosos estiman que la iglesia de Jerusalén en los primeros años del cristianismo podría tener hasta 50.000 personas. Por causa de la persecución se tuvieron que dividir y obligó a reunirse en otro lugar. “No creo que se podría decir que una iglesia sea ‘más bíblica’ por ser pequeña, o ‘más bíblica’ porque es grande. Ninguno de estos modelos es anti-bíblico”, continuó York.

El profesor cree que la gran pregunta aquí es el cumplimiento y la eficacia.

Como se pone de relieve, las preguntas deben ser: “¿La iglesia es obediente a lo que Dios nos ha dado? ¿Son fieles a la Gran Comisión? ¿Están haciendo discípulos, bautizándolos y enseñándoles que guarden todas las cosas que él mandó? ¿Ellos se multiplican, plantando otras iglesias?”.

Las iglesias que por alguna razón siempre quedan pequeñas también sufren desgaste.

“El reto de las pequeñas iglesias es el ‘koinonite’. Generan una gran cantidad de cercanía entre los miembros. Pero pueden sentir que no necesitan ninguna otra persona o no quieren echar a perder esta dinámica”, dijo.

Por regla general, las iglesias pequeñas pueden tener miedo de la gente. De aquellos “que no se parecen a nosotros, piensan como nosotros o se visten como nosotros”. Y terminan por no ser tan receptivos a los de fuera.

Al mismo tiempo, las iglesias muy grandes deben ser organizadas para maximizar su impacto en la vida de las personas. Deben hacerlos comprometidos, responsables y capaces de servir a otros.

Los dirigentes y líderes de la iglesia tienen que preguntarse: ¿Estamos siendo fieles a lo que Dios nos ha dado para hacer? A veces una iglesia bíblica es fiel cada vez creciendo cada vez más. Siendo testigo de ver más y más gente que viene a la iglesia. En otras ocasiones, es necesario dividirse para no perder la esencia”, sugiere York.

Recursos externos:

(1)

(2) twitter.com

Un comentario

  1. Jorge Gispert dice:

    Lo importante creo yo es discípulardiscípular a los nuevos convertidos y enseñarles la sana doctrina

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUBSCRIBETE !