SUSCRIBETE AQUÍ
Para recibir "Palabras del Cielo", todos los días en tu email gratuitamente!

 

Compártelo:

   

Ganar un Grammy de música cristiana no significa estar bien con Dios

Unas de las músicas cristianas más excelsas ganadoras del Grammy de todos los tiempos...
G r a m m y
G r a m m y

...han sido How Great Thou Art» (Cuán Grande Es Él) en 1967 como la mejor producción de música sacra y "He Touched Me" (Él Me Tocó) en 1972, como la mejor producción inspiracional.

Si pensamos que la persona que ganó estos premios fue alguien muy espiritual y dedicado a las cosas de Dios de acuerdo a los cánones cristianos nos equivocamos.

El ganador fue el famoso cantante Elvis Presley, uno de los más grandes cantantes de música secular igualado tal vez por Michael Jackson.

Nació el 8 de enero de 1935 y se crió en un ambiente pobre. Debido a un parto complicado, perdió a su hermano gemelo el mismo día en que nació. De ahí que creciera según dicen mimado y sobreprotegido.

La iglesia donde se congregaba estaba en una de los barrios más pobres. Tenía una pequeña congregación de unos 25 miembros que incluía a familiares de Elvis. El primo paterno, Syles Presley, era uno de los principales cantantes y tenía también un conjunto de música cristiana.

Elvis Aarón Presley como era todo su nombre, creció oyendo música cristiana. Empezó a cantar en esta iglesia en Mississippi donde su padre era diácono y su madre era maestra de la escuela dominical. Al principio asistía como cualquier joven con entusiasmo y cantaba siempre que tenía oportunidad.

La fama lo fue apartando de la iglesia aunque se dice que tenía siempre arrebatos espirituales y se encerraba a leer la Biblia y muchas veces cantaba viejos himnos y canciones cristiana, tal vez para apaciguar su conciencia al saber que no seguía el camino marcado por sus padres.

Cuando aparece muerto en el baño, el libro que tenía en sus manos se llamaba La búsqueda científica de la cara de Jesucristo, un titulo esotérico que mezcla la superstición y el espiritismo. Su hermanastro, David Stanley, le recuerda sin embargo leyendo la Biblia a menudo.

Solía citar las palabras de 2 Corintios 5:15 sobre la necesidad de vivir para Cristo. Él dice que le vio la mañana del día de su muerte de rodillas en el baño. Su lengua morada le colgaba de la boca, y tenía los ojos llenos de sangre. Oraba: “Muéstrame una salida, Señor, estoy cansado y confuso, ¡te necesito!”.

No es dado a nosotros juzgarlo ni determinar si Elvis ha sido salvo o no. Dios lo sabe. Pero si podemos decir que vivió en inquietud espiritual y que al no tomar un paso definitorio en su vida, la confusión lo atrapó junto con los vicios. A tal punto que portaba en su cuello una cruz cristiana, una medialuna islámica y una estrella de David, porque "no quería perderse el cielo por un tecnicismo" según decía.

Pareciera que cuando él se estaba decidiendo seguir al Señor lo atrapó la muerte en sus 42 años. Según Priscilla Presley, su viuda, dijo en una entrevista “Si estuviese vivo no sé si estaría cantando rock and roll, pero creo que estaría cantando música cristiana. Y además creo que estaría predicando también, porque le fascinaba enseñar y quería mucho la Biblia. Pero de seguro que siempre hubiera estado dedicado a la música” Puede que esto fuera así, pero para Elvis fue demasiado tarde, no tuvo tiempo.

Que sirva este relato para que alguno que este indeciso en los caminos de Dios pueda volver a ellos y servirle con fidelidad cumpliéndole las promesas que una vez le hizo.

Eclesiastés 5:4 Cuando a Dios haces promesa, no tardes en cumplirla; porque él no se complace en los insensatos. Cumple lo que prometes.