SUSCRIBETE AQUÍ
Para recibir "Palabras del Cielo", todos los días en tu email gratuitamente!

 

Compártelo:

   

El Cristo del gran poder que se le rompió el brazo

Un hombre le arrancó un brazo a la imagen de Jesús del Gran Poder un delito considerado atentado contra el patrimonio histórico-artístico de España.
I m a g e m
I m a g e m

Este era un sevillano de 37 años, que pasará a disposición judicial, según informó la Policía.

Por esta acción podría ser castigado con una pena de hasta tres años de prisión.

El que es considerado el hermano mayor de la Hermandad del Gran Poder de Sevilla, ha asegurado que la mutilación de la imagen se trata de un "daño reparable" y que tendrá solución en pocos días.

Este indicó que el señor podría volver a estar expuesto al culto en su basílica próximamente en días, según el imaginario ocupado de la rehabilitación de la talla.

Según declaraciones a los periodistas los hechos ocurrieron cuando una persona subió al camarín aparentemente con la intención de besar al señor después de la misa.

Muchos miembros de la religión católica están indignados y con pesar por el hecho que lo ven como una profanación.

La creencia del pueblo cristiano es de no confiar en las imágenes de talla y confiar en espíritu en el Cristo de todo poder que está sentado en las alturas, donde ningún ladrón o profanador puede alcanzar.

Pero los cristianos evangélicos tienen otras especies de imágenes que nos aferramos y que cuando se le quiebra el brazo nos atacan en nuestra fe.

Estas son otras imágenes de oro y plata que llamamos dinero que cuando faltan es como si a Cristo le rompieran un brazo. La confianza en los mensajeros de Dios más que en Dios mismo son otros brazos rotos.

Lamentamos el acto delictivo que fueron objeto en ese lugar de culto. Y también lamentamos cuando nos hacemos de una manera u otras imágenes de Dios que rompemos y desfiguramos continuamente y no formamos en nosotros la verdadera imagen de Cristo.

Efesios 4:13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.