SUSCRIBETE AQUÍ
Para recibir "Palabras del Cielo", todos los días en tu email gratuitamente!

 

Compártelo:

   

Madre enrolla una cobra de 4 metros a su bebé y le saca una foto

Jenny Cooper, una mujer australiana que trabaja en el zoológico de la ciudad, tuvo la ocurrencia de envolver una cobra de 4 metros...
Baby Lily
ULTIMAS NOTICIAS

...de largo alrededor de su pequeña bebé llamada Lily, de 4 meses y sacarle una foto que luego mostró a su familia. El abuelo de la bebé casi muere del susto cuando vio la foto.

La madre dijo que Lily estaba bien supervisada y a gusto mientras le sacaba la foto con el reptil en el Zoológico de Australia.

"Ellos hacen regularmente fotos con serpientes allí - las serpientes son muy suaves", dijo.

Pero el experto en serpientes Ian Jenkins, que ha estado manejando las serpientes durante 47 años, dijo que un bebé de ese tamaño les podría servir de alimento.

El Zoológico de Australia no hizo inmediatamente ningún comentario.

En junio pasado una niña de dos años de edad en los EE.UU. fue asesinada después que una pitón birmana que era mascota de la familia escapó de su recinto y la estranguló mientras yacía en la cama.

También en el de zoológico de Australia el famoso Steve Irwin conmocionó a una audiencia en el 2004, cuando puso a su hijo de un mes de edad, frente a un cocodrilo.

Mucho de nosotros podríamos preguntar cuál es el motivo de estas excentricidades, si se hace en forma de broma ó como una manera de desafiar el peligro.

Pero a pesar que se nos eriza la piel a ver la foto de la pequeña bebé enrollada en la cobra, debemos decir que muchas veces el ser humano hace lo mismo espiritualmente, entregando a un bebé cuando nace a algún brujo para que lo consagre a algún espíritu.

Y también enrollan a los hijos con malas costumbres o transfiriéndoles odios no solucionados. Eso también es entregarlos a la serpiente aunque no se vea.

2 Cronicas 33:6 Y pasó sus hijos por fuego en el valle del hijo de Hinom; y observaba los tiempos, miraba en agueros, era dado a adivinaciones, y consultaba a adivinos y encantadores; se excedió en hacer lo malo ante los ojos de Jehová, hasta encender su ira.