SUSCRIBETE AQUÍ
Para recibir "Palabras del Cielo", todos los días en tu email gratuitamente!

 

Compártelo:

   

Juventud eterna

Si usted ve a Brooke Greenberg pensará que se trata de un bebe.

Brooke Greenberg

ULTIMAS NOTICIAS

Pero seguramente quedará impresionado cuando le digan que esta es una joven nacida en Gran Bretaña de 17 años de edad. Ella tiene un cuerpo de un bebé, dientes de leche, pesa solo siete kilos y tiene 75 cm de estatura.

Es tan extraordinaria esta situación que los expertos estudian su caso para indagar en las claves genéticas del envejecimiento.

Todavía no existe un nombre al trastorno que padece Brooke; su caso parece ser el único en el mundo. Su cuerpo lleva años creciendo a un ritmo muy lento, lo que provoca una apariencia y un comportamiento infantil, pero con la sorpresa de que ella tiene la edad real de una joven madura.

Como ya han explicado, aunque en apariencia no envejezca, su organismo si envejece, y no son pocos los problemas de salud que ha ido padeciendo con el paso del tiempo y que han puesto en riesgo su vida. Ha tenido infartos cerebrales, espasmos, úlceras y dificultades respiratorias.

Las hermanas de Brooke son totalmente normales, y el problema de ella se cree que es debido a una serie de déficits en los genes que están relacionados con el envejecimiento. Su caso despierta gran interés en la comunidad científica porque el descubrir cómo funcionan estas deficiencias genéticas, podrían dar la clave para alcanzar la muy tan anhelada "fuente de la juventud".

En trabajos ya realizados con unos pequeños gusanos, conocidos como C elegans, que normalmente viven dos semanas, lograron cambios en determinados genes, pudiendo extender el rango de su vida hasta las diez semanas.

Desde el punto de vista cristiano sabemos que el rango de vida del ser humano fue reducido por Dios por causa del pecado, así como dice en Gen 6:3 Y dijo Jehová: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; mas serán sus días ciento veinte años. No creemos que le podamos ganar a Dios con el uso de la ciencia en este límite, al menos hasta que El mismo lo cambie.

También haciendo una analogía con la vida del creyente, recordamos la expresión de La Palabra de Dios que nos dice en Heb 5:12. Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido.

Como no es normal el crecimiento de Brooke, tampoco lo es cuando los hijos de Dios no maduran a su tiempo. Tienen los achaques de la vejez pero con el entendimiento limitado de un bebé. No es bueno que seamos bebés etenos.