SUSCRIBETE AQUÍ
Para recibir "Palabras del Cielo", todos los días en tu email gratuitamente!

 

Compártelo:

La fe de Elizabeth Taylor

La leyenda de la pantalla que murió hoy se...
Elizabeth Taylor

...movió entre muchas religiones y habló a menudo de tener una vida espiritual.

Ver más: eonline.com

Nacida en la Ciencia Cristiana, luego se convirtió al judaísmo, se casó con hombres de diversas religiones en varias iglesias, Taylor fue espiritualmente amplia en el mismo camino de Hollywood.

Muchos de sus fanáticos han seguido sus comentarios sobre sus diferentes puntos de vista religiosos y sus bodas en varias iglesias, capillas y salas de la ciudad. Una cita que llamó la atención fue a partir del 2000 en el libro de Ellis Auburn, The Most Beautiful Women

Que dijo:

"Creo en un poder superior", "Yo creo en un Dios, Estoy muy contenta de haberle pedido ayuda." Su disposición a buscar la ayuda de un poder más grande que ella tendría un impacto en el resto de su vida, cambiando en el tipo de persona que le ayudaría a salvar a otros de las drogas y el alcohol y recaudar millones de dólares para las personas que sufren de SIDA.

Su gran mensaje para AA es que uno debe dar en vez de tomar, entender y no ser comprendidos, y el de amar en vez de ser amado. "Por último, el darse a sí mismo."

Esta es la manera que muchos la recordarán espiritualmente. Por lo último que dijo, de "darse a sí mismo".

¿Habrá acudido a Jesucristo Elizabeth Taylor antes de morir? No lo sabemos y no conocemos que se haya reportado. En definitiva no importa la gran estrella que haya sido en la pantalla gigante, en el momento del fin que todos los humanos deben pasar a la eternidad, debemos ir solos al encuentro con Dios.

Jua 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Jua 3:17 Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.

Jua 3:18 El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.