SUSCRIBETE AQUÍ
Para recibir "Palabras del Cielo", todos los días en tu email gratuitamente!

 

Compártelo:

Una fábrica se hunde en hueco gigante en China

¿Qué es lo que pasa con estos agujeros gigantes que...

...aparecen por todo el mundo? Un edificio de la ciudad china de Longyan que funcionaba como una fábrica de cal, fue literalmente tragado por un agujero de 50 metros de diámetro y 30 metros de profundidad, la fábrica se desmoronó repentinamente, y 6 trabajadores quedaron bajo los escombros

Hueco gigante en China
Hueco gigante en China

Todavía el misterio del hueco de Guatemala sigue sin tener una contestación satisfactoria para muchos. Estos relacionan su aparición con los de Guatemala y otros que aparecieron en diferentes partes del mundo.

En el día del accidente, una persona llamada Lai estaba llegando a la fábrica para buscar a un familiar, cuando súbitamente escuchó un estrepitoso ruido como si fuera un terremoto. Cuando miró, una parte de la fábrica había desaparecido; corrió unos pasos hacia delante y se encontró con un gran hoyo, justo donde se situaba el taller y el comedor de la fábrica.

Un vecino de una zona alta de la ciudad, dijo que en el momento del incidente vio cómo los choferes de dos camiones comenzaron a correr mientras la tierra se hundía a una velocidad asombrosa. “Vi con mis ojos cómo dos cuartos de la fábrica se desmoronaban”.

Informes de medios locales dan cuenta que la fábrica tiene ocho trabajadores que se encargan de pulverizar piedras calizas. En el momento del incidente, los 6 trabajadores que quedaron bajo los escombros estaban almorzando en el comedor.

De acuerdo al régimen chino, los hundimientos en las mesetas de piedra caliza son de carácter natural.

Ver más: lagranepoca.com

Sea por culpa directa de la falta de cuidado que el hombre ha dado a los recursos naturales o como recompensa de sus pecados morales. Tanto uno como el otro algunos creemos que son parte del mismo mal que asola la humanidad y que fueron anticipados en las páginas bíblicas.

Ya no crea conciencia de pecado el ver con nuestros ojos un símbolo en estos sucesos del castigo eterno que espera a los que no arrepientes de sus iniquidades ni creen en El que puede salvarlos. Como iglesia de Cristo proclamemos la salvación y demos la voz de alerta para que todos tengan oportunidad de alcanzar la vida eterna.

Num 16:23 Entonces Jehová habló a Moisés, diciendo:

Num 16:24 Habla a la congregación y diles: Apartaos de en derredor de la tienda de Coré, Datán y Abiram.

Num 16:25 Entonces Moisés se levantó y fue a Datán y a Abiram, y los ancianos de Israel fueron en pos de él.

Num 16:26 Y él habló a la congregación, diciendo: Apartaos ahora de las tiendas de estos hombres impíos, y no toquéis ninguna cosa suya, para que no perezcáis en todos sus pecados.

Num 16:27 Y se apartaron de las tiendas de Coré, de Datán y de Abiram en derredor; y Datán y Abiram salieron y se pusieron a las puertas de sus tiendas, con sus mujeres, sus hijos y sus pequeñuelos.

Num 16:28 Y dijo Moisés: En esto conoceréis que Jehová me ha enviado para que hiciese todas estas cosas, y que no las hice de mi propia voluntad.

Num 16:29 Si como mueren todos los hombres murieren éstos, o si ellos al ser visitados siguen la suerte de todos los hombres, Jehová no me envió.

Num 16:30 Mas si Jehová hiciere algo nuevo, y la tierra abriere su boca y los tragare con todas sus cosas, y descendieren vivos al Seol, entonces conoceréis que estos hombres irritaron a Jehová.

Num 16:31 Y aconteció que cuando cesó él de hablar todas estas palabras, se abrió la tierra que estaba debajo de ellos.

Num 16:32 Abrió la tierra su boca, y los tragó a ellos, a sus casas, a todos los hombres de Coré, y a todos sus bienes.

Num 16:33 Y ellos, con todo lo que tenían, descendieron vivos al Seol, y los cubrió la tierra, y perecieron de en medio de la congregación.

Num 16:34 Y todo Israel, los que estaban en derredor de ellos, huyeron al grito de ellos; porque decían: No nos trague también la tierra.

Num 16:35 También salió fuego de delante de Jehová, y consumió a los doscientos cincuenta hombres que ofrecían el incienso.