SUSCRIBETE AQUÍ
Para recibir "Palabras del Cielo", todos los días en tu email gratuitamente!

 

Compártelo:

Pareja de neo-nazis se enteran de que son judíos

¿Se imagina dos personas que son antisemitas y que les...
Pareja de neo-nazis
Pareja de neo-nazis

...echan la culpa de todos los males a los judíos, que se enteren que ellos mismos son judíos?.

Dos polacos neo-nazis novios de la infancia y "cabezas rapadas" han descubierto lo que para ellos es un sorprendente secreto de familia: En realidad ellos mismos son judíos.

Sus nombres son Pawel y Ola. Sus antepasados habrían escondido sus identidades religiosas para escapar de la persecución durante la Segunda Guerra Mundial.

Hace unos años, Ola se enteró por el Instituto Histórico Judío de Varsovia, que tanto ella como su marido son técnicamente judíos. "Fue increíble -. Resultó que teníamos raíces judías Fue un shock", dijo.

En el momento que se enteraron ella y Pawel eran miembros activos del movimiento neo-nazi de Varsovia. "Yo era un nacionalista (neo-Nazi) 100 por ciento. En aquel entonces, entendíamos que la raza blanca tenía poder sobre las otras... que los Judíos fueron la mayor peste y el peor de los males de este mundo", dijo Pawel.

Ahora los dos de 33 años, han adoptado su identidad judía, y operan en la sinagoga ortodoxa local.

Ver más: aolnews.com

A muchas personas les ha sucedido igual en su relación con Dios y sus leyes. Eran enemigos en sus mentes hasta que entendieron a dónde y a quién pertenecían. Así le sucedió al apóstol Pablo:

Saulo, respirando aún amenazas y muerte contra los discípulos del Señor, vino al sumo sacerdote,

Hch 9:2 y le pidió cartas para las sinagogas de Damasco, a fin de que si hallase algunos hombres o mujeres de este Camino, los trajese presos a Jerusalén.

Hch 9:3 Mas yendo por el camino, aconteció que al llegar cerca de Damasco, repentinamente le rodeó un resplandor de luz del cielo;

Hch 9:4 y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?

Hch 9:5 El dijo: ¿Quién eres, Señor? Y le dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues; dura cosa te es dar coces contra el aguijón.

Hch 9:6 El, temblando y temeroso, dijo: Señor, ¿qué quieres que yo haga? Y el Señor le dijo: Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que debes hacer.

Hch 9:7 Y los hombres que iban con Saulo se pararon atónitos, oyendo a la verdad la voz, mas sin ver a nadie.

Hch 9:8 Entonces Saulo se levantó de tierra, y abriendo los ojos, no veía a nadie; así que, llevándole por la mano, le metieron en Damasco,

Hch 9:9 donde estuvo tres días sin ver, y no comió ni bebió.

Hch 9:10 Había entonces en Damasco un discípulo llamado Ananías, a quien el Señor dijo en visión: Ananías. Y él respondió: Heme aquí, Señor.

Hch 9:11 Y el Señor le dijo: Levántate, y ve a la calle que se llama Derecha, y busca en casa de Judas a uno llamado Saulo, de Tarso; porque he aquí, él ora,

Hch 9:12 y ha visto en visión a un varón llamado Ananías, que entra y le pone las manos encima para que recobre la vista.

Hch 9:13 Entonces Ananías respondió: Señor, he oído de muchos acerca de este hombre, cuántos males ha hecho a tus santos en Jerusalén;

Hch 9:14 y aun aquí tiene autoridad de los principales sacerdotes para prender a todos los que invocan tu nombre.

Hch 9:15 El Señor le dijo: Ve, porque instrumento escogido me es éste, para llevar mi nombre en presencia de los gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel;