SUSCRIBETE AQUÍ
Para recibir "Palabras del Cielo", todos los días en tu email gratuitamente!

 

Compártelo:

San La Muerte Un santo patrono que se adueñaron criminales para su protección

En Argentina se detectaron algunos casos de criminales devotos a...

..."San la Muerte", que supuestamente bajo su "protección" cometían sus fechorías.

San La Muerte
San la Muerte

San La Muerte es un personaje o entidad venerada en la antigua región guaranítica de América del Sur y principalmente en territorios del Paraguay, del noreste de Argentina.

Sus imágenes sirven de amuleto o payé, suelen ser talladas, (a excepción de la guadaña), en una sola pieza de madera dura, hueso (en ocasiones huesos humanos), plomo, yeso etc.

Por ejemplo, al que apodaban "Marcelito" mataba para cumplir una promesa a San La Muerte. Este vivía en un barrio del Bajo Flores, en Buenos Aires.

La Policía asegura que prometió matar a una persona por semana para tener “protección y prosperidad”. Poco antes de caer, se resistió a los balazos. Otros 40 asaltos son investigados por otros 3 devotos de San La Muerte

Estos actuaban en el centro de Rosario, La líder del grupo era una mujer de 31 años, que ejecutaba los atracos junto a su pareja y a un joven de 19. Como un trabajo normal salían a robar todos los días después de las cinco de la tarde. Elegían los negocios atendidos por mujeres.

Estos adoraban a San La Muerte tal vez tanto como al dinero. Esta codicia los llevó a cometer, en sólo dos meses, unos 40 robos en locales céntricos de Rosario. Eran tres delincuentes: dos hombres y una mujer a la que los testigos señalan como la líder del grupo, la que manejaba los movimientos, era la que tenía más carácter.

Utilizaban un una metodología en común para cometer los asaltos. Para garantizar las fugas tenían dos autos adornados con calcos del santo popular. En uno de estos coches, un Fiat 147 azul, fue grabado por las cámaras en el anteúltimo local que robaron. Esto fue eso lo que permitió que los detuvieran.

Ver más: clarin.com

El cristiano tiene la promesa de la protección del Señor Jesús, que dice no te dejaré, Heb 13:5 Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré. El que no se ha arrepentido de sus pecados busca en estos "patronos" alguna protección en este caso para realizar sus fechorías.

Cuando vamos a Dios y "lo queremos usar para nuestro beneficio carnal" lo más probable es que no sea Dios el que nos responda. Los demonios han cegado el entendimiento de los que no quieren creer y arrepentirse como Dios manda. Oramos para que estos encuentren la salvación y verdadera protección en Cristo Jesús.