SUSCRIBETE AQUÍ
Para recibir "Palabras del Cielo", todos los días en tu email gratuitamente!

 

Compártelo:

Famoso ateo, sufriendo de cáncer de esófago, pide que no oren por él

El famoso ateo Christopher Hitchens les dice a sus fans que no oren por él.

El conocido defensor del ateísmo, Christopher Hitchens, que sufre de cáncer de esófago, ha pedido a la gente se abstenga de inquietar al "cielo de los sordos" acerca de su difícil situación.

Christopher Hitchens
Christopher Hitchens

Hitchens reveló que, desde que anunció en septiembre que estaba sufriendo cancer de esófago y sometido a quimioterapia, ha sido inundado con ofertas de miles de oraciones por su salud y su salvación, de todo tipo de creencias religiosas.

Tras defender el ateísmo en su 2007 con su libro de "Dios no es grande" hablando contra la religión, Hitchens señala de su actual condición que si esperan que cambie de parecer a último momento no sería justo con el "El Dios que recompense y castiga la deshonestidad y la cobardía"

Algunos han visto la justicia de Dios para él, ya que utilizó su voz para blasfemar. Aseguró a su "corresponsal cristiano" que "...aunque no tenga mi voz, voy a seguir escribiendo polémicas contra los delirios religiosos".

El llegó tan lejos como para escribir un libro contra la Madre Teresa de Calcuta. Para él, la monja tenía sus casas de caridad en condiciones muy precarias por sadismo puro, no usando las toneladas de donaciones en efectivo que bien podría haber montado hospitales de primera línea.

"¿Por qué no yo?" dice él dando a entender por que no le iba a tocar a él como a cualquier otro.

Ver más: guardian.co.uk

Hemos visto a las mayorías de personas que cuando no tienen más salida recurren a cualquier tipo de esperanza por insólita que parezca.

El pensar que tenemos toda la razón y no ceder ante la posibilidad de estar equivocados cuando estamos en urgente necesidad no es sabio. Aunque él no lo pida oramos por él y por todos los que él representa para que alcancen la salvación en Cristo Jesús.

Sal 53:1 Dice el necio en su corazón: No hay Dios.