SUSCRIBETE AQUÍ
Para recibir "Palabras del Cielo", todos los días en tu email gratuitamente!

 

Compártelo:

   

Nos vuelve hablar el que se perdió hace 40 años

Científicos norteamericanos anunciaron el pasado mes de abril que habían...
Lunokhod 1
Lunokhod 1

...hallado sobre la superficie de la Luna un instrumento que la Unión Soviética había perdido hace casi cuarenta años.

Ese instrumento se llama Lunokhod 1, que es un reflector que fue enviado a bordo de la misión no tripulada Luna 17, que alunizó en noviembre de 1970.

Todos quedaron estupefactos al comprobar que el reflector sigue funcionando todavía y está enviando fortísimos pulsos láser a la Tierra.

Los físicos no pueden creer que todavía ese viejo aparato responda y pueda ser útil para investigaciones actuales que no estaban diseñadas para ese tiempo.

El director del grupo de investigación, Tom Murphy, de la Universidad de San Diego UC, que logró que vuelva a operar el equipo, expresó: «Apuntamos un láser hacia la posición del Lunokhod 1 y nos quedamos estupefactos por el poder del reflector»

El robot a control remoto había viajado casi 7 kilómetros durante su gira de once meses lunares. Transmitió miles de imágenes de televisión y cientos de panorámicas de alta resolución y analizó centenas de muestras del suelo lunar.

Después de esto, se perdió el 14 de noviembre de 1971 que fue donde se hizo el silencio que duró cuarenta años, hasta que hace poco la sonda de la NASA para el estudio de la Luna "Reconnaisance Orbiter" lo encontró de nuevo.

La misma sorpresa tenemos los cristianos cuando recibimos una repuesta de parte de Dios cuando ya no la esperábamos más. Las oraciones que diligentemente pudimos hacer hace mucho tiempo pueden que se contesten ahora.

Tal vez no nos contesta exactamente lo que le pedimos y quizás la respuesta sirva para aplicarla a otros usos como sucede con este reflector soviético.

Pero lo maravilloso siempre será que Dios no se olvida de nuestra oraciones a pesar que nosotros mismos hayamos olvidado lo que oramos. El tiene escrito en Su libro cada una de nuestras palabras y tiene en su redoma cada lágrima que hemos vertido.

Apocalipsis 8:4 Y de la mano del ángel subió a la presencia de Dios el humo del incienso con las oraciones de los santos.