SUSCRIBETE AQUÍ
Para recibir "Palabras del Cielo", todos los días en tu email gratuitamente!

 

Compártelo:

   

Expulsada del país por ser evangélica

Las autoridades de Marruecos habían remitido a la Embajada de España en Rabat, diciendo:...
Embajada
Embajada

...Sara Domene constituye "una grave amenaza para el orden público y su expulsión es una necesidad imperiosa para salvaguardar la seguridad pública".

Sara Domene, de 31 años, no lo podía creer cuando, el viernes recibió una llamada del Depositario de los Bienes del Estado Español en el Sáhara diciendole que se debía ir del país por ser una amenaza pública, "Al principio pensé que me estaban gastando una broma". Dijo.

Más allá de esta esa supuesta amenaza se esconde una acusación de proselitismo, un delito que figura en el código penal marroquí. Domene es cristiana evangélica y desde el 2007 daba clases de español en El Aaiún con la ayuda económica de una Iglesia Evangélica de Barcelona dónde nació.

Según ella expresó "Soy evangélica, pero soy filóloga y me he dedicado exclusivamente a dar clases de castellano con las que recaudábamos dinero para dos centros de niños discapacitados", asegura al teléfono desde Las Palmas dónde llegó hoy procedente de El Aaiún.

"Es más, como en El Aaiún no hay iglesia protestante acudía el domingo a la católica de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada para reunirnos entre cristianos".

En el lapso de 3 meses unos 120 cristianos, gran parte occidentales, han sido obligados a abandonar Marruecos. Una enérgica intervención de la Embajada de EE UU logró frenar, la semana pasada, las expulsiones de sus ciudadanos, pero las de otros países como España siguen adelante.

Fuente El país

Estas medidas no están acordes con los tiempos modernos, felicitamos la acción enérgica de la embajada de países como los Estados Unidos que se opusieron para hacer valer su posición.

No tiene sentido común que exista total libertad de expresión y de fe religiosa en países como el nuestro y que estas libertades no sean recíprocas en otros, sabiendo, sobre todo, que se quiere hacer obras de bien. Uno no puede impedir compartir su fe y sus creencias con los que le piden.

1Pedro 3:15 sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros.