SUSCRIBETE AQUÍ
Para recibir "Palabras del Cielo", todos los días en tu email gratuitamente!

 

Compártelo:

   

Un paso más hacia el vacío

Muchas personas no son de expresar en presencia de otros sus sentimientos, ya que pueden existir barreras sicológicas y de madurez.
Símbolos religiosos
Símbolos religiosos

En su esmero por asegurar la libertad religiosa algunos gobiernos como el español están barriendo con su cultura histórica cristiana dando un paso más hacia el vacío espiritual.

Es así que el gobierno socialista de España prepara una nueva ley para afirmar una “estricta neutralidad en materia de religión” garantizando la laicidad del Estado. Según informó esta semana el diario El País.

Esta ley constaría de 37 artículos, que si se aprueba se prohibirían los símbolos religiosos, como los crucifijos y la Biblia que quedarían excluidos de las escuelas, hospitales y oficinas públicas como los ayuntamientos y ministerios.

En las ceremonias de juramento o las promesas de los cargos públicos y en los más altos niveles, aún en presencia del rey don Juan Carlos también se excluiría la Biblia.

Todo acto público de carácter oficial, como los funerales de Estado y las ceremonias militares donde la presencia religiosa es constante, “se llevarían a cabo de forma que no integren ceremonias de carácter religioso”. Por lo tanto, el Estado sólo organizará funerales civiles.

Este proyecto tiene una prioridad tal que solo compite con las reformas vinculadas a la crisis económica.

En España ya hay más musulmanes que evangélicos (1.400.000 contra 1.000.000)

El abuso que sufrió España por la interpretación de la religión motivó este rechazo que hoy vemos a todo lo que sea Dios.

El problema es el cambio silencioso de identidad que acarrea la entrada de miles de personas con otra religión que en una generación más tendrán capacidad política para inclinar a toda la sociedad a sus creencias.

España necesita un despertar de un cristianismo fresco que lo vuelva a llevar a las bases de la fe en Cristo. Es tiempo más que nunca para que la Iglesia allí esté unida y haga un cambio trascendental rescatando a millones que no tienen esperanza y están perdidos.

1Co 1:18 Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios.