SUSCRIBETE AQUÍ
Para recibir "Palabras del Cielo", todos los días en tu email gratuitamente!

 

Compártelo:

   

Últimas palabras

En el Departamento de Justicia Criminal de Texas se pueden consultar...
Condenados
Condenados

...las últimas palabras de los sentenciados a mu+erte minutos antes de mo+rir (www.tdcj.state.tx.us).

En el listado incluyen las 376 ejecuciones que se han realizado desde 1982. Mencionaremos algunas entre otras.

Jackie Wilson, condenado a inyección letal por secuestro, asalto sexual y asesinato de una niña de 5 años de edad dijo: "Gracias por estar ahí para mí", dirigiéndose a sus familiares en su ejecución, y toda esta gente aquí deseo que encuentre al que hizo este crimen maldito. "Me voy a casa para estar con Dios."

A Farley Matchett el Estado de Texas lo castigó por un crimen ocurrido el 12 de julio de 1991. El dijo: "A mi familia y a mi madre y a mis tres preciosas hijas, las amo a todas... Sean fuertes y sepan que estaré en un lugar mejor... Y a los familiares de la víctima, intenten con mi muerte tener paz y cancelar su dolor. Señor Jesucristo, me encomiendo a ti". "Estoy listo".

Luis Ramírez, un hombre de origen latino se dirigió a la viuda de la víctima y le dijo: "Yo no maté a tu amado, pero espero que algún día puedas encontrar a quien lo hizo. Desearía decirte la razón por la que lo hicieron, o darte alguna especie de consuelo; tú perdiste a alguien a quien querías mucho, al igual que mi familia y mis amigos lo perderán dentro de pocos minutos". Ramírez tenía 42 años.

Jeffery Tucker, que fue ejecutado en el 2001, pidió perdón a los familiares de su víctima "por el dolor y el sufrimiento" que les causó. "Nunca intenté matarlo, fue sólo un accidente", antes de morir, Willis Barnes les habló a sus padres y hermanos, y concluyó: "Quiero darle gracias a Dios por darme una familia adorable".

Ver más en: clarin.com

En 1966, fue ajusticiado James D. French en la silla eléctrica en Oklahoma. French había sido condenado a cadena perpetua por asesinato y quería morir, así que él asesinó a su compañero de celda para lograrlo.

Cuando le preguntaron si tenía una última palabra, él respondió: "¿Qué tal esto para un titular de periódico de mañana?" papas fritas a la francesa. (su nombre Frances lo relaciona a la expresión del tipo de papas fritas, French Frys) Gary Gilmore dijo una frase que se hizo memorable, "Let's do it", "pues hazlo"

Algunos de los testimonios de los condenados piden perdón diciendo simplemente "lo siento" o declaraciones desesperadas de inocencia, pasando por mensajes de amor enviados a familiares y seres queridos también existen maldiciones o palabras groseras.

Charlie Brooks Jr., ejecutado en Tarrant el 7 de diciembre de 1982 acusado de haber matado a un mecánico, oró una oración musulmana. Finalizando dijo "Sed fuertes".

Henry Martínez Porter que fue ejecutado el 9 de julio de 1985 por el asesinato de un policía 10 años antes, él dijo que fue en legítima defensa: Lo que quiero que la gente sepa es que me llaman "asesino a sangre fría" cuando lo que hice fue disparar a un hombre que me disparó primero. Lo único por lo que me condenaron fue porque yo soy mexicano y el otro era oficial de policía (...) "La vida de un mexicano no vale nada". Y finalizó con un conmovedor: "Estoy preparado, carcelero".

Jimmy Glass, dijo "Prefiero estar pescando" antes de morir siendo ejecutado en Louisiana.

George Appel, en tono sarcástico dijo: "Bueno señores, está a punto de ver un horno Appel", ejecutado a la silla eléctrica en 1928 por asesinar a un oficial de policía.

James Allen "Red Dog" que fue sentenciado por muerte decapitación secuestro y violación, dijo: "ahí voy nena"

Una ejecución por inyección letal cuesta $86.08 dólares y fueron 106 hispanos desde 1982 los que han sido ejecutados.

Ver más en: El Mundo

Es interesante lo que la gente piensa antes de la certeza de la muerte. Arrepentimiento, resignación, odio, impotencia son algunos de los sentimientos de las últimas palabras de los reos. Pero los que buscaron hacer la paz con Dios son los que tienen la certidumbre en el corazón de encontrarse con Dios.

Todo ser humano tiene una sentencia de muerte que no es inmediata como la de los reos mencionados, todos enfrentaremos la eternidad en algún momento. Lo más importante es hacer las paces con Dios y aceptar la salvación que él nos ofrece a través de Cristo.

Colosenses 1:20 y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz.