SUSCRIBETE AQUÍ
Para recibir "Palabras del Cielo", todos los días en tu email gratuitamente!

 

Compártelo:

   

Muertos por su fe

Muchos murieron o fueron esclavos en la historia creyendo...
Los Niños
Los niños

...que lo hacían por su fe. En 1212 existió lo que se llamó Cruzada de los niños.

Millares de adolescentes de ambos sexos, arrebatados de entusiasmo por el fervor religioso y combativo de las cruzadas, son embarcados en Marsella, desde donde los armadores los conducen a la ciudad de Alejandría y los venden como esclavos.

A lo largo de la Edad Media la Iglesia tenía la costumbre de consagrar los campanarios para combatir y alejar a los malos espíritus que, siempre según sus creencias, trataban de entrar ellos para hacer el mal.

En esa época, las tormentas no eran un simple fenómeno meteorológico, sino una de las formas que utilizaba el demonio para hacer el mal. Para combatirlo y detener las tormentas debían tocarse las campanas sin cesar.

Pero el resultado de aquello al final era siempre el mismo, que muchos de los campaneros a los que se enviaba a parar las tormentas con el movimiento de las campanas, morían a causa de los rayos y debido a la ignorancia, el diablo siempre llevó la culpa.

Estas son historias dramáticas de mártires que murieron por tener fe.

Pero murieron por ignorancia e innecesariamente. ¡Imagínese! Morir por un rayo al tocar las campanas para evitar al diablo. Y la cruzada sangrienta compuesta de niños fue una barbaridad.

La Cruzada de los niños es el nombre dado a una cruzada desastrosa por los cristianos europeos para expulsar a los musulmanes de la Tierra Santa, que han tenido lugar en 1212. La intención era convertir pacíficamente a los musulmanes en Tierra Santa al cristianismo.

En todo el mundo cientos de cristianos todavía están muriendo por su fe en Jesús.100 millones de cristianos alrededor del mundo actualmente están sufriendo persecución por su fe.

La persecución más frecuente toma la forma de encarcelamiento, abuso y hostilidades.

En algunos casos, sin embargo, los cristianos se les pide que enfrenten más que el desprecio, prisión o la pérdida de la salud — se les pide que enfrenten la muerte.

Estas personas son los mártires cristianos de nuestra fe. Jesús dijo en Mateo 10:39 que el que "encuentre su vida, la perderá, y quien pierda su vida por mí la encontrará".

Durante el primer siglo, casi la totalidad de los discípulos de Jesús sufrieron martirio por su causa. Pedro fue crucificado boca abajo, Marcos fue despedazado y Pablo fue decapitado.

Cuando el cristianismo se extendió por toda Europa y las islas británicas, innumerables cristianos fueron torturados y quemados en la hoguera. Y pocos pueden olvidar la conmovedora historia de Jim Elliot y otros cuatro que se aventuraron en la selva ecuatoriana, para no volver jamás.

Esta historia nos recuerda el gran precio que podrá exigir la creencia en Dios y el gran impacto que puede tener un sacrificio.

Pero esa historia no ha terminado.

Hoy todavía hay muchos mártires cristianos, quienes dan su vida por su fe. Cada año y en cada continentes hombres y mujeres enfrentan a la muerte debido a su creencia en Cristo Jesús.

Son los mártires cristianos de este siglo; los padres, madres, abuelos y niños que han perdido sus vidas por el Evangelio. En todo el mundo la luz de sus testimonios continúa brillando. Su impacto es inconmensurable y sus historias no deben ser olvidadas.