Sanando la Tierra

Francisco: El Súper-Papa

10 diciembre, 2013 | adm | Iglesia y Ministerio

Papa Francisco

La cultura estadounidense nos ha dado muchos héroes y antihéroes. Hollywood nos ha acostumbrado a estos. Un héroe es alguien que se destaca de los demás y que tiene en sus intenciones el bien común.

El ex arzobispo Bergoglio, ahora papa Francisco es una clase nueva de héroe moderno.

Su particular manera de conducirse, su cercanía al desvalido como el abrazo al hombre con su cara deformada recorrió si imagen el mundo entero. Él es una persona que se ocupa realmente del necesitado y lo muestra con hechos y con su propia vida.

Los comentarios que ruedan por ahí que sale de noche vestido como simple sacerdote para visitar a los vagabundos en las calles ya no nos extrañan. Este es un personaje casi de ficción. Aún líderes de otras confesiones cristianas y no cristianas lo respetan y admiran.

Pero también hay críticos de la propia iglesia católica y enemigos internos en su cruzada súper humana para tratar de reformar y poner orden a la iglesia católica. Otras confesiones cristianas lo ven como a un idólatra precursor del anticristo.

A estas acusaciones los mismos católicos contraatacan hablando del ejemplo de vida en su entrega y desinterés por los pobres y desvalidos siendo una figura que trae el refresco de la pureza del evangelio de los apóstoles. Señalan (no sin poca razón) que entre algunos grupos evangélicos existe un evangelio idólatra del dinero y de los bienes materiales.

Señalan también como los líderes cristianos, ya sean músicos famosos o predicadores reconocidos, tienen una forma de vida igual a las estrellas de Hollywood andando con su propio séquito de guardaespaldas y no dejando que nadie se les acerque, transformándose así en sus propios ídolos.

Lo que queda claro es que NO necesitamos Súper héroes, ya lo tenemos a Jesucristo y es muchísimo más que un superhéroe. El mundo y los cristianos necesitamos EJEMPLOS. Faltan más hombres y mujeres que nos inspiren a la santidad y a una vida totalmente entregada al Señor y que hablen desde la verdad.

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *