Sanando la Tierra

Ex-alcohólica es ahora pastora «boca sucia»

10 julio, 2015 | adm | Iglesia y Ministerio

Nadia Bolz Weber

“Yo era un drogadicta». Así Nadia Bolz Weber resume su condición de vida antes de conocer y encontrar respuestas a sus inquietudes en el Evangelio.

Considerándose como una alternativa de Pastora, Nadia se convirtió en un símbolo de la controversia, pero se ve su Ministerio crecer delante de una congregación de la Iglesia Luterana en Denver, Colorado (Estados Unidos), según publica la BBC.

Según la cadena BBC, Nadia es una pastora desbocada que no se puede describir como piadosa.

Durante sus sermones, es honesta acerca de su pasado promiscuo y admite que tiene defectos de carácter. También cuenta historias que son divertidas, llenas de palabras políticamente incorrectas y hasta autodepreciativas.

«Tuve una educación religiosa muy estricta. Fundamentalista, legalista, sectaria, dice la pastora, que fue criada por la familia en la iglesia de Cristo.

En la adolescencia, cuando partió de la comunidad de fe, encontró su apetito por las circunstancias de riesgo: «era solo una niña que no se adaptaba. Estaba muy enojada. Esa rabia me protegía,– ¡hasta que agregué las drogas y el alcohol y esta mezcla casi me mata! «, admite.

Según Nadia, en algún momento de su vida estaba perfectamente contenta con la idea de que estaría muerta a los 30 años por tanto abusar de drogas y alcohol. Pero el suicidio de su mejor amigo, P.J., la llevó a reflexionar sobre sus opciones.

Durante el funeral, Nadia – que era conocida como la única que creía en Dios entre extraños y alcohólicos en recuperación» la invitaron a hablar: «miré hacia fuera y pensé: ‘estos son mi pueblo y no tienen un pastor – y tal vez realmente he sido llamada para ser un pastor de mi pueblo, «dijo.

Desde ese momento, Nadia decidió asistir a un seminario luterano, y una vez lista, decidió fundar la iglesia llamada La Casa para todos los pecadores y santos, con el propósito de llevar el Evangelio a otros marginados: «Tuve que comenzar una iglesia que quisiera asistir, básicamente porque rara vez había ido a alguna que me gustara».

Cuando estaba a punto de graduarse, ella buscó al obispo y le dijo que si ella fue asignada para conducir una congregación común, este sería un problema: «realmente, le dije a mi obispo en algún momento durante el proceso, “mire, usted no me puede poner en una iglesia en las afueras de un pequeño pueblo, pero usted y yo sabemos que sería malo para todos los involucrados.

¿Así que por qué no fundar una?” Él dijo: ‘sí, esto suena como una idea mejor’.

Hoy en día, un tercio de su congregación es gay, lesbiana o transgénero. Y ella lo celebra, diciendo que el propósito está siendo servido. Nadia, personalmente dice que no tiene paciencia para las discusiones sobre la homosexualidad y los matrimonios del mismo sexo.

Se hizo conocida para su autobiografía. En el libro «Pastrix: la malhumorada hermosa fe de un pecador y Santo» (“Pastrix: The Cranky Beautiful Faith of a Sinner and Saint”), lleno de palabras soeces y que se convirtió en un best seller, dice mucho acerca de su vida y así se convirtió en una codiciada oradora en Estados Unidos – y en el extranjero – para contar su testimonio en iglesias protestantes tradicionales, entre otras.

«¿No es divertido? ¡Pueden nunca haber dejado hablar a una predicadora mujer y ¿luego invitan a quién soy yo?! Es como si hubieran ido de cero a 60.″, celebra.

www.bbc.com

¿Qué te parece?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *