Menú


Sanando la Tierra

Escondite de El Chapo, vivió pastor de una Iglesia

En el escondite de El Chapo Guzmán vivió pastor de una Iglesia evangélica Bautista. La residencia en México no era fuera de lo normal a la vista.

La casa donde el capo mexicano Joaquín «El Chapo» Guzmán buscó refugio no estaba fuera del camino o fuera de lo común.

Ocupa un lote de esquina en una concurrida avenida de cuatro carriles en un barrio preferido por los políticos locales.

La casa de Guzmán se parece más a un consultorio médico que a una residencia. El edificio de dos pisos está situado detrás de la calle y completamente oscurecido por las copas de los árboles frondosos. Una escuela Montessori está a la vuelta de la esquina.

La madre del gobernador de Sinaloa Mario López Valdez tiene una casa a dos cuadras de distancia con presencia policial de 24 horas. López dijo el sábado que estaba sorprendido por el hecho de que Guzmán fuera capturado aquí en Los Mochis, una ciudad de unas 250.000 personas cerca de las costas del Golfo de California.

«He estado aquí 50 años y en 50 años nunca hubo un rumor, una pista, nunca vi una historia diciendo que esta persona (Guzmán) se puede encontrar en Mochis o podría estar viviendo en Mochis», dijo López.

La gente del Chapo parecía que hicieron preparativos si acaso alguna vez necesitaba la casa.

Más de 12 meses atrás, dos hermanos vivieron allí y dirigían en la ciudad una iglesia Bautista, (no está confirmado pero supuestamente pastoreaban en la ciudad) pueden haber vendido o alquilado la propiedad, dijo una mujer que ha trabajado en la calle desde hace años, pero se negó a dar su nombre por razones de seguridad. Hasta entonces se parecía mucho a las otras casas en el barrio, con una cochera abierta protegida por una puerta de metal.

Sin embargo, un mes o dos de renovaciones intensivas transformaron la casa en una estructura arquitectónicamente nada especial pero completamente cerrada. Se instalaron ventanas y puertas de vidrio con rejillas horizontales y los nuevos muros que avanzaron derecho a la acera.

La noche del viernes, tras un tiroteo, el vestíbulo de azulejos más allá de esa puerta de cristal estaba manchado de sangre mientras los técnicos forenses vestidos de blanco trabajaban en el interior.

Los nuevos propietarios instalaron también cámaras de vigilancia. Aun así, durante meses después de la finalización de las renovaciones de la propiedad parecía vacía. Fue sólo después de salir del trabajo la noche del jueves que la mujer dijo que se dio cuenta que había una gran camioneta negra estacionada frente a la casa. Ella nunca había visto el camión antes.

Alrededor de las 4 de la mañana del viernes los marines asaltaron la casa, que los funcionarios del gobierno dijeron que habían estado bajo vigilancia durante semanas. Los vecinos dicen que un tiroteo intenso se produjo, con una duración de unas dos horas. Sólo se aventuró a salir cuando escuchó en las noticias lo que sucedió. Seis hombres fueron detenidos y cinco murieron.

Uno de los muertos fue abatido en el otro lado de la manzana en una casa en construcción.

Marines fuertemente armados mantuvieron los espectadores a una distancia de la escena del crimen el sábado, mientras que un contingente de periodistas bloqueaba un carril de la avenida a pocas cuadras de la casa. En una intersección, alguien había levantado una tapa de alcantarilla y se encontró un rifle de asalto abandonado. Finalmente, un equipo de marines llegó, sacó lo los reporteros y los mantuvo fuera de la red de alcantarillado y aseguró el rifle.

Guzmán parecer había huido de la casa por el alcantarillado y surgió a cuadras de distancia, donde se apoderó de un vehículo y continuó su fuga hasta que las autoridades finalmente lo atraparon.

La notoriedad de la zona ya ha estado creciendo. Una familia se detuvo y posó para fotos fuera del Hotel Doux en las afueras de Los Mochis, donde los marines tomaron a Guzmán brevemente después de su captura. En el escondite de El Chapo Guzmán, vivió pastor de una Iglesia Bautista tiempo atrás que seguramente oraban por su país.

Deje su comentario