Epidemia del ‘Fin del Mundo’ encontrada en Egipto

17 junio, 2014 | adm | Insólito

Epidemia del 'Fin del Mundo' encontrada en Egipto

Los arqueólogos han descubierto los restos de la Epidemia del ‘Fin del Mundo’ encontrada en Egipto llamada así por un escritor antiguo que creía que el mundo estaba llegando a su fin.

Trabajando en el Complejo Funerario de Harwa y Akhimenru en la orilla oeste de la antigua ciudad de Tebas (actual Luxor), en Egipto, el equipo de la Misión Arqueológica Italiana enviada a Luxor (MAIL) encontró los cuerpos cubiertos con una gruesa capa de cal (históricamente utilizado como desinfectante).

Los investigadores también encontraron tres hornos donde se producía la cal, así como una hoguera gigante que contiene restos humanos, donde muchas de las víctimas de la peste fueron incineradas.

Los restos de cerámica encontrados en los hornos han permitido a los investigadores fechar la operación horripilante en siglo III dC, un momento en que una serie de epidemias ahora llamadas “plaga de Cipriano” asoló el Imperio Romano, que incluyó Egipto.

San Cipriano era obispo de Cartago (ciudad de Túnez), quien describió la peste como una señal del fin del mundo. “Ocurre aproximadamente entre 250 a 271 dC, la peste”, según algunas fuentes mató a más de 5.000 personas al día, “sólo en Roma”, escribió Francesco Tiradritti, director de MAIL, en el último número de Arqueología Egipcia, una revista publicada por el Egypt Exploration Society.

El equipo de Tiradritti descubrió los restos de esta operación de eliminación de cuerpos, entre 1997 y 2012. El monumento que su equipo está excavando fue construido originalmente en el siglo VII antes de Cristo para un gran mayordomo llamado Harwa. Tras la muerte de Harwa, los egipcios utilizaron continuamente el monumento para entierros. (Akhimenru era un sucesor que construyó su propia tumba allí).

Sin embargo, después de su uso para la eliminación de cuerpos durante la peste, el monumento fue abandonado y nunca fue utilizado de nuevo. El uso del complejo “para la eliminación de cadáveres infectados dio al monumento una mala reputación duradera y la condenó a siglos de olvido hasta que los ladrones de tumbas entraron en el complejo en el siglo 19”, escribe Tiradritti.

El fin del mundo

Cipriano dejó un registro desgarrador de lo que sufrieron las víctimas antes de morir. “Los intestinos, relajado en un flujo constante, descargan la fuerza corporal [y] un incendio originado en la médula fermenta en las heridas de las fauces (un área de la boca)“, escribió en latín en una obra llamada “De mortalitate”.

Los “intestinos se agitan con un vómito continuo, [y] los ojos están en llamas con la sangre inyectada”, escribió, añadiendo que “en algunos casos se sacan los pies o algunas partes de las extremidades por el contagio de la putrefacción enferma…”

Cipriano creía que el mundo estaba llegando a su fin.

“El reino de Dios, amados hermanos, está empezando a estar a la mano, y la recompensa de la vida, y el gozo de la salvación eterna, y la alegría perpetua y posesión últimamente perdida del paraíso, ahora están llegando, con la desaparición del mundo…” (traducción de Philip Schaff, del libro” Padres Antes de-Nicea “, volumen 5, 1885).

Mientras que el mundo, por supuesto, no terminó, la peste debilitó al imperio romano. “Mató a dos emperadores, Hostilian en el año 251 y Claudio II el Gótico en el año 270”, escribió Tiradritti.

Se trata de una opinión generalizada de que “la plaga de Cipriano” debilitó seriamente al Imperio Romano, acelerando su caída. Los restos desenterrados recientemente en Luxor subrayan la potencia de la peste.

Tiradritti no encontró pruebas de que las víctimas recibieron ningún tipo de ritos religiosos durante su incineración. “Hemos encontrado pruebas de cadáveres ya sea quemados o enterrados en el interior de la cal”, dijo a Live Science, en una entrevista. “Tenían que deshacerse de ellos sin perder tiempo”.

¿Qué causó la peste?

La plaga puede haber sido algún tipo de viruela o sarampión, de acuerdo a los científicos de hoy en día. Aunque el descubrimiento de restos humanos asociados a la plaga dará a los antropólogos nuevo material para estudiar, Tiradritti advierte que no será capaz de extraer el ADN de los organismos.

Aunque las historias sobre los investigadores que extraen el ADN de las momias (como Tutankamón) han sido noticia en los últimos años, Tiradritti no cree en los resultados de tales especímenes antiguos.

“En un clima como el de Egipto, el ADN está completamente destruido”, dijo. El ADN se descompone con el tiempo, y el permafrost (algo que no se encuentra en Egipto) es el mejor lugar para encontrar muestras de ADN antiguo, dijo Tiradritti.

Monumento inmenso

El descubrimiento del sitio de disposición del cuerpo es sólo una parte de la investigación del equipo. Tebas es un sitio enorme que contiene una vasta necrópolis, y las excavaciones del MAIL están proporcionando nuevos datos que permiten a los estudiosos determinar la forma en que ha cambiado entre el siglo VII antes de Cristo y hoy.

El complejo funerario de Harwa y Akhimenru, que han ha estado excavando desde 1995, es uno de los más grandes monumentos funerarios privados de Egipto. Tiradritti señala que se considera un monumento clave para el estudio de un período máximo en el arte egipcio conocido como el “faraónico Renacimiento”, que duró desde el principio del siglo VII aC hasta mediados del siglo VI aC.

Tiradritti resalta que los artistas durante este tiempo crearon nuevas obras innovadoras que tienen sus raíces en las tradiciones artísticas más antiguas de Egipto.

www.livescience.com

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Política de Privacidad (GDPR)