Sanando la Tierra

Electrocutan a cristiano mientras oye la familia

26 marzo, 2015 | adm | Insólito

isis

EL ISIS fuerza a un cristiano a que llame a su familia mientras era electrocutado para pedirles rescate.

Un hombre cristiano sirio, quien fue tomado como rehén por el Estado Islámico durante más de cinco meses antes de ser liberado, reveló recientemente que sus captores le obligaron a llamar a su familia y un amigo mientras era torturado, con la esperanza de que sus gritos de dolor y agonía les inspirarían a pagar $80.000 de rescate.

En una entrevista con el New York Magazine, el hombre cristiano anónimo explicó cómo fue secuestrado en febrero de 2013 por el grupo rebelde sirio llamado Muhajadeen Shura Council, que más tarde fue absorbido por ISIS cuando aún estaba en cautiverio.

El hombre, que era originario de Siria, pero estaba viviendo y trabajando en Beirut, Líbano, en el momento, dijo que estaba en camino de regreso a Siria para visitar a su familia cuando él y otro hombre cristiano se detuvieron en lo que él creía era un control del ejército sirio.

Pero para su sorpresa, fue detenido por hombres vestidos de negro, que comprobaron su identificación para ver si él era cristiano. Después de unos 10 minutos, los militantes esposaron a los dos hombres cristianos, los pusieron en la parte trasera de un camión y los llevaron a un lugar no revelado cerca de ocho horas de distancia.

Cuando llegaron al lugar, los dos hombres con los ojos vendados fueron encadenados a una pared. Los militantes dijeron al hombre que iba a ser mantenido con vida si pagaban el rescate y le dijeron: «Sabemos todo sobre ti. Sabemos dónde vive tu familia y cuáles son sus nombres.»

Los militantes dijeron que al otro hombre cristiano simplemente lo iban a matar.

«De todos modos, nos vendaron los ojos y encadenaron, y cada día nos volvían a torturar. De a uno a la vez, venían y nos golpeaban o electrocutaban con cualquier elemento que pudiesen hallar,» dijo el hombre. «No me llegaron a matar porque buscaban un rescate de mí. En una oportunidad, hicieron que hable con mi familia por el teléfono, mientras ellos me torturaban con electricidad. Entonces, me hicieron llamar a un amigo, quien les dijo que tendría que pagar. »

El hombre recordó que el 8 de abril de 2013, los milicianos le dijeron que si su familia no pagaba hasta dentro de dos días se le daría muerte después de que él se viera obligado a llamar a su familia y culparlos por su muerte.

«Su familia aún no ha pagado. En dos días, si no conseguimos el dinero, te vamos a matar», el hombre recuerda a los militantes que le decían. «Pero antes de hacerlo, vamos a hacer que llames a tu familia y les dices que es su culpa que te vas a morir.»

El mismo día, los militantes tomaron el otro rehén cristiano en otra habitación y le dispararon a muerte. Aunque el otro hombre cristiano fue asesinado, el grupo militante trajo inmediatamente otro rehén cristiano para tomar su lugar.

Después que el Muhajadeen Shura Council oficialmente formara parte de ISIS, el hombre dijo que se dio cuenta de las diferencias físicas y mentales de sus captores.

«Le lavan el cerebro. Ellos no saben nada, excepto que hay un hombre llamado un emir, un hombre que está por encima de ellos», afirmó el hombre. «Cualquier cosa que estos hombres dicen, ellos creen que es verdad. Y había combatientes de todas partes de Francia, Bélgica, Alemania, Rusia, Gran Bretaña, Arabia Saudita, Marruecos, Túnez… había tantos extranjeros y los emires les decían. «Dios dice que hay que salir a matar'».

Agregó que los combatientes del ISIS a menudo culpaban a él y los demás rehenes cristianos de matar a los musulmanes durante las Cruzadas y los calificó como parte del «ejército del Papa.»

Mientras estaba en cautiverio, el hombre afirmó que ISIS encarceló alrededor de 100 personas, en su mayoría cristianos, en el centro de detención que se encontraba. Agregó que ISIS mató aproximadamente a 37 de ellos.

«Los prisioneros estaban siendo asesinados todo el tiempo, y otros nuevos siempre estaban llegando», dijo el hombre.

Afortunadamente para el hombre cristiano, su familia pudo pagar su rescate de 80.000 dólares y más tarde lo soltaron a las calles de Aleppo como un hombre libre.

«Entonces un día, nos dijeron que nuestras familias habían pagado y que nos soltarían», explicó. «Nos tiraron en las calles de Aleppo, cerca de la frontera con Turquía. Dios mío, era la sensación más maravillosa que he tenido. Había soldados del Ejército Libre de Siria. Fuimos a ellos, y nos llevaron a una iglesia. Vi la cruz y pensé, estoy vivo».

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *