Menú


Sanando la Tierra

 

El nuevo libro de Billy Graham “La Razón De Mi Esperanza: La salvación”, habla sin pelos en la lengua

El evangelista Billy Graham, que predicó el evangelio por más de siete décadas, ha escrito su libro Número 32: «La razón de mi esperanza: La salvación». Habla del pecado, del egoísmo y de la ‘religión de moda’

El libro, que se publicará 15 de octubre, llega en un momento en que la Asociación Evangelística Billy Graham termina los preparativos para el «My Hope America» una campaña evangelística que involucrará a más de 21,000 iglesias en noviembre.

He aquí una muestra de los pensamientos del evangelista de 94 años de edad, en su libro más reciente:

Pecado

«La verdad es que cada uno de nosotros ha nacido en pecado, y si bien algunos pueden no pensar en sí mismos como pecadores, Dios lo hace. Él escucha cada palabra que pronunciamos y conoce los secretos más profundos que encierran las bóvedas de nuestros corazones».

«Religión de moda”

«Muchas iglesias de todas las tendencias están contratando agencias de investigación de encuestas en los barrios, preguntando qué clase de iglesia prefieren, y luego a las iglesias locales la diseñan ellos mismos para adaptarse a los deseos de la gente. La verdadera fe en Dios que exige abnegación está siendo reemplazada por la religión de moda que sirve a los intereses egoístas».

Un evangelio «simple»

“Me temo que muchos cristianos, en su afán de compartir su fe en Cristo, han hecho que el mensaje del Evangelio de hacer discípulos para Él demasiado simple. Solo por decir «creo en Cristo» puede producir una falsa seguridad de la esperanza del Cielo. Jesús habló a menudo sobre el don de la vida eterna. Para que quede claro, dijo: » Calcule el costo.»

‘Ganar’ la salvación

“Renunciar a algo para seguir a Cristo no es ganar la salvación, sino que va a renunciar a algo que le impide llegar a la salvación. Cuando nos aferramos a algo que es más querido para nosotros que recibir el mayor don de la salvación en Cristo, perdemos».

“Cuando ocurre un hecho de terror»

“Vemos el mundo que le da patadas a Dios en la educación, el gobierno, el matrimonio, el hogar, e incluso la iglesia. Sin embargo, cuando vienen los ataques terroristas, las personas se agarran las manos y doblan sus rodillas, pidiendo a Dios para que se encuentre con ellos en su momento de angustia, pidiéndole que levanten su carga, pidiendo un resultado diferente».

huffingtonpost.com

Deje su comentario

  • Publicado: 15 enero, 2014 23:03

    norma perea

    Un ejemplo para seguie