Sanando la Tierra

El niño que murió en el MH17 presintió la tragedia

28 julio, 2014 | adm | Insólito

Miguel Panduwinata

El niño que murió en el MH17 presintió la tragedia el día anterior que el MH17 volara en pedazos, Miguel Panduwinata que es como se llamaba, preguntó mientras estaba jugando fútbol: «¿Cómo tu preferirías morir? ¿Qué le pasará a mi cuerpo si me entierran? ¿Podré sentir algo si nuestras almas van hacia Dios?».

Samira Calehr, el día antes del vuelo abrazó a su hijo de 11 años, estaba muy inquieto hace días y no había cesado de hacer preguntas sobre la muerte, el alma y dios.

A día siguiente Calehr trasladó a Miguel y a su hermano mayor, Shaka, al aeropuerto en Ámsterdam para que tome el vuelo MH17 de Malaysia Airlines, como primera etapa de su viaje a Bali para ir a visitar a su abuela.

Miguel se negaba dejar de abrazar a su madre la noche previa a su partida. Al otro día, Samira Calehr con su su amiga Aan llevaron a sus hijos al tren con destino al aeropuerto.

En el camino bromeaban y reían. Shaka, de 19 años, Había recién terminado el primer curso de ingeniería textil y había prometido cuidar de Miguel.

El otro hermano, Mika, no logró conseguir un asiento en el vuelo MH17 y tuvo que volar a Bali al siguiente día.

Ellos se despidieron de su madre y se dirigieron a la zona de control de pasaportes, pero Miguel volviendo, abrazó a su madre. «Mamá, te voy a extrañar», le expresó. «¿Qué pasaría si el avión se estrella?».

«¿Por qué él dijo eso?», pensó ella. «No digas ese tipo de cosas», respondió abrazándolo. «Todo estará bien». Mientras Shaka trató de lograr tranquilizar a ambos. «Yo cuidaré de él», dijo a su madre.

Pero tan solo 2 horas después del despegue del avión Calehr recibía una llamada de Aan diciéndole: «¿Dónde estás? ¡El avión se estrelló!».

Calehr llegó a regresar a casa, pero estando ahí se desmayó. Toda su vida completa, sus sueños y los sueños de sus hijos se desmoronaron en tan solo unos segundos.

actualidad.rt.com

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *