Menú

El Gran Proveedor

El Gran Proveedor: Dios es todo lo que necesitamos, en todo lo que somos.
Uno de los nombres de Dios es Jehová Jireh, que significa «el Señor nuestro proveedor» o «el Señor proveerá».

Es tan maravilloso saber que Dios es nuestra fuente de todo lo que necesitamos y Él se preocupa por todo lo que nos importa.

No hay necesidad tan pequeña que él no conozca nada de ella, y nada es demasiado grande que no pueda proveer para nosotros.

Él es omnisciente (todo lo sabe), omnipresente (en todas partes, todo el tiempo), y omnipotente (todopoderoso). (Ver Jeremías 42:11 AMP.)

La Biblia dice que Él es…

• Nuestro albergue, refugio y escondite (Salmo 91)
• El que nos conforta (2 Corintios 1:3)
• Nuestro sanador (Salmo 103:3)
• La fuente de la sabiduría (Santiago 1:5)
¡Y todo lo que necesitamos!

El Señor es tu proveedor. Él te ama y tiene un buen plan para tu vida.

Él quiere para que puedas cumplir con su plan y propósito… para que realmente puedas disfrutar de su vida. Y en Su Palabra, Él nos dice que Él es y cómo podemos acceder a todo lo que necesitamos a través de Cristo.

El problema es que a veces nos perdemos en lo que Dios quiere hacer en nuestras vidas porque vamos a la gente, esperando que ellos nos den lo que necesitamos, en lugar de Dios. Ahora, Dios trabajará a través de las personas que Él pone en nuestras vidas para ayudarnos, pero tenemos que ir a Él primero y dejar que Él determine la mejor manera de satisfacer nuestras necesidades.

Filipenses 4:19 dice: «Mi Dios, pues liberalmente suministrará (llenará al máximo) todas sus necesidades conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.» Este versículo nos dice claramente que Dios quiere satisfacer «cada necesidad nuestra… en Cristo Jesús. Pero no podemos simplemente tomar esta escritura y esperar a tener todo lo que necesitamos sin leerlo en el contexto de toda la Biblia.

Mateo 6:33 dice: «Mas buscad (apunta y lucha por conseguir) en primer lugar, su reino y su justicia (Su manera de hacer y de ser correcta), y luego se te darán por añadidura todas estas cosas en su conjunto.»

Cuando buscamos cosas en lugar de Dios, nuestro enfoque no está en el lugar correcto.

Nuestra relación con Dios debe ser nuestra prioridad número uno todo el tiempo, porque todo lo que necesitamos se encuentra en él. Cuando buscamos a Dios para conocerle más y aprender la forma correcta de vivir, entonces podemos tener confianza en que Él se encargará de todo lo que nos concierne y satisfará todas nuestras necesidades.

He descubierto que cuando paso más tiempo buscando el rostro de Dios y no su mano – lo que Él me puede dar y hacer por mí – entonces mis deseos y pensamientos se alinean más con su voluntad. Y cuando paso más tiempo orando para que Dios me muestre cómo caminar en el amor y el trato con las personas correctas, estoy más propensa a querer lo que Dios tiene para mí –

Lo que es mejor para mí – porque mi mente y corazón se fijan en las cosas correctas.

Hebreos 11: 6 dice: «El que se acerca a Dios debe [necesariamente] creer que Dios existe y que es remunerador de los que sinceramente y diligentemente le buscan». Y Romanos 8:17 dice que si somos hijos de Dios, somos «herederos de Dios y coherederos con Cristo». Esto significa, como cristianos nacidos de nuevo, que Dios ha provisto todo lo que necesitamos en Cristo. Sólo tenemos que acceder a él a través de una relación personal con Él.

La Biblia también nos enseña a amar a [nuestros] enemigos, a hacer el bien, y prestad, no esperando de ello nada; y [nuestra] recompensa será grande…» y de «ser misericordiosos, como [nuestro] Padre es misericordioso» (Lucas 6: 35-36NKJV). Los versículos 37-38 nos dicen de no juzgar a otros, perdonar y ser generosos con lo que damos», porque con la misma medida con que medís, os será medido.»

La obediencia a la Palabra de Dios, dar y servir a los demás son los caminos que liberamos las bendiciones de Dios en nuestras vidas. Y si no has aprendido a ser un dador generoso radical, te estás perdiendo una de las mejores cosas en tu vida. Sé por experiencia que nunca serás más feliz que cuando tu estes ayudando a otra persona… cuando estás haciendo algo para ayudar a hacer la vida de otra persona mejor. Y cada vez que tú hace algo por alguien, siempre míralo como si tú estás dando a Dios.

La mejor actitud que podemos tener con dar es: «Señor, yo estoy haciendo esto por ti porque te amo porque tú te diste por mí, ahora quiero dar mi vida a Ti.» Cuando este es el motivo de tu corazón, entonces usted puede estar parado en Filipenses 4:19, sabiendo que Él satisfará todas sus necesidades.

Confía en Dios para satisfacer cada necesidad en tu vida hoy.

Él quiere ser tú sanador, tu confortador, el que te da sabiduría, paz, alegría – cualquier cosa y todo lo que necesitas. Él quiere que tú vivas en su gracia, en el perdón, en la misericordia y en la fuerza. ¡Descansa en Él con confianza de que Él es el Señor tu proveedor!

Categorías:   Mensajes

Deje su comentario