Sanando la Tierra

Dios manda una tormenta de polvo para salvarlos

7 octubre, 2016 | adm | Iglesia y Ministerio

Dios manda una tormenta de polvo para salvarlos

En un bautismo en Medio Oriente, Dios manda una tormenta de polvo para salvarlos de los disparos de los militantes islámicos. Jesús protegió a los nuevos creyentes que se iban a bautizar de las armas de fuego de los radicales islámicos levantando una inesperada polvareda.

El pasado 2 de octubre de 2016, alrededor de 50 cristianos en Medio Oriente experimentaron directamente la poderosa protección del Señor Jesucristo de ser muertos por los militantes en la forma de una tormenta gigante.

Por siempre amantes de la gracia de Dios, 24 creyentes de Jesucristo de entre el Islam recibieron el bautismo en Oriente Medio ejecutado por «Bibles for Mideast» (1) (Biblias para Medio Oriente).

Después de 3 días de oración y ayuno, fueron testigos de Jesucristo realizando su bautismo en el agua en el mar Arábigo temprano por la mañana.

A petición personal de los creyentes, «Biblias para Medio Oriente» decidió darles el bautismo. Para que sean purificados en el Espíritu y el agua como la Novia al encuentro del Esposo – Jesucristo, que ha de venir en las nubes antes de tomar su novia. Todos ellos creen que el regreso del Señor es inminente.

Cuando los gentiles recibieron el don del Espíritu Santo, el Apóstol Pedro le preguntó a los discípulos: «¿Puede alguno impedir el agua, para que sean bautizados estos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros?» (Hechos 10:47).

«Así que todos orado con ayunos y obedeciendo la gran comisión del Señor decidimos bautizar a los candidatos», dijo el pastor Paul, Director de Biblias para Medio Oriente.

«Cerca de 50 personas fuimos… después del servicio de bautismo y las oraciones, entramos en el autobús para volver a nuestra iglesia para el servicio de culto y la Cena del Señor. El micro arrancó. De pronto, tres o más vehículos con militantes llegaron detrás de nosotros con armas de fuego y comenzaron a disparar hacia nosotros», dijo Rizwan, un recién bautizado.

Hemos mantenido en secreto nuestro servicio de bautismo. Pero no sabemos cómo se filtró a los militantes.

Tal vez los militantes planeaban hacernos morir en el mar durante el servicio de bautismo. Pero de alguna manera terminamos nuestro servicio anterior y tratamos de volver.

En realidad no sabíamos qué teníamos que hacer, pero empezamos a clamar al Señor por protección poderosa. El conductor del autobús aceleró a gran velocidad. Los islamistas nos siguieron también a la misma velocidad. Todos pensamos que seríamos asesinados.

Súbitamente pudimos ver la tormenta gigante de polvo formándose detrás de nuestro bus. Al comienzo tuvimos miedo al ver la polvareda. Pensamos que no podríamos ser capaces de ir más allá y que seríamos atrapados por los militantes. Pero, ¡el Señor sea alabado! ¡El Señor sea alabado una y otra vez!!

Todos percibimos que el Señor había aparecido en la tormenta de arena – (él) maravilloso y valiente – revelando su hermosa mano y protección hacia nosotros con una dulce sonrisa. Jesús nos salvó. Él mismo interceptó y frenó el camino a los islamistas formando una tormenta de polvo.

De nuevo oímos los disparos hacia nosotros. Pero no vimos más sus vehículos detrás de nosotros».

Relacionados: Escaparon milagrosamente de las explosiones

Recursos externos:(1) Bibles for Mideast

¿Qué te parece?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *