Sanando la Tierra

De dónde viene mi apellido, y el cristianismo

3 abril, 2014 | adm | Iglesia y Ministerio

mi apellido

Muchos se preguntan de dónde viene mi apellido, y el cristianismo tiene mucho que ver con la respuesta ya que en la antigüedad, cuando la población era escasa el nombre era a menudo tomado de la naturaleza, de los animales, de las regiones geográficas, de los territorios, de las artesanías que realizaban, o por el lugar de origen, pero luego de varios siglos la iglesia trato de ordenar y registrar los nombres.

Un primer intento de dar una regla la encontramos en la antigua Roma, donde solían tener tres nombres, es decir, «la cita tria» significa el nombre «preanomen» individual, seguido por el nombre «nomen» y el de la familia inmediata que se conoce como los «gens «y el «apodo», y en el caso de los que eran homónimos añadieron un cuarto nombre, lo llamaron «agmomen».

A veces, incluso más entre las altas posiciones han añadido un gran número de nombres a su gusto.

Alrededor del siglo V, con la caída del Imperio Romano y el advenimiento del cristianismo y con la llegada de muchas personas diferentes con nombres nuevos, la elección se ensancha, se extiende el uso de simplificar las cosas para volver a tener un solo nombre, que se convierte en único y personal al referirse a las características de la persona, a título personal o de otro, sin embargo, no se copiaba ni era hereditario.

Otro cambio importante se aplicará después de mil años, la población aumenta, por lo que el mismo nombre, tiene, pues, una vez más la necesidad de coincidir con su nombre personal, la del país de origen o paterno. El uso del segundo nombre se extendió por toda Europa, convirtiéndose en el sistema común y duradero hasta los tiempos de hoy.

En 1564 el Concilio de Trento formuló un conjunto de reglas, de acuerdo con la cual el segundo nombre o apellido debería ser para el futuro de obligación hereditaria, el deber en los nacimientos era la grabación y catalogación de todas las familias que pertenecen a la generación de los párrocos en las iglesias, es decir la generación en común en el momento del bautismo. Al mismo tiempo con el fin del feudalismo, los municipios seguirían catalogando y por lo tanto haciendo un censo de manera generalizada, en paralelo a la Iglesia, a toda la población.

El sistema de apellido hereditario en el tiempo dará lugar a la desaparición de muchos nombres, este fenómeno ya se produce en las ciudades o pueblos que durante mucho tiempo han sido aislados donde la variedad de apellidos se reduce drásticamente.

Un ejemplo clásico es lo que pasó en China, donde al contrario que en el mundo occidental el uso del apellido heredado de uno de los padres está en uso desde hace miles de años, con el resultado de que millones de personas todos llevan el mismo apellido, pero aún es pronto para nosotros los occidentales superar este problema.

Además del fenómeno de aislamiento, existe otro debido a una pérdida masiva de los apellidos en los territorios del sur (de Europa) que se llevó a cabo a partir de la década de 1870 hasta principios del siglo XX, cuando fuimos testigos de una verdadera «evaporación» del territorio al sur de los muchos nombres debido a la emigración masiva a los países de América a raíz de la nota «cuestión meridional».

Un ejemplo clásico es el apellido «Mastropolo» (de Fossalto, Campobasso), que, como este último están presentes sólo en los EE.UU. o América del Sur.

En Italia por ejemplo, cada apellido está presente en diferentes regiones, casi siempre repartidas uniformemente sin importar el sur o el norte, al norte o al sur, al este o al oeste, una clara señal de un proceso de homogenización a lo largo de los últimos siglos.

De hecho, históricamente se sabe que en el período anterior al nacimiento oficial del «Reino de Italia» había un relativamente fuerte inmigración de personas del norte a los ricos Reino de las Dos Sicilias, y una inversión de la tendencia comenzó a partir de 1870, aproximadamente, hasta el momento de hoy que la gente va del sur hacia el norte industrializado.

www.tutto-italia.com

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *