Menú

Sanando la Tierra

Cuide a sus hijos de ver películas paranormales

Lo oculto, lo asombroso, lo prohibido por la Palabra de Dios siempre causó fascinación al ser humano. El incursionar en estos temas abre la puerta al diablo donde puede que afecte las vidas de los que se las abrieron.

Son incontables los testimonios de situaciones nefastas que acaecieron a aquellos que incursionaron en la práctica supuestamente «inocente» de la tabla uija.

El mundo del cine está repleto de casos de maldiciones por abrir la puerta a estas entidades. Los hechos que acontecieron en la vida de actores y directores son causa indudable de esto.

Es el caso de la maldición «Poltergeist», película de Steven Spielberg.

Cuatro protagonistas de las tres partes que tuvo esta película fallecieron. Al igual que la película «El Exorcista», este filme tuvo muchos momentos críticos luego de ser presentada al público. Por ejemplo, Dominique Dunne murió al ser estrangulada por su pareja John Thomas Sweeny.

Los medios de comunicación afirman que el día que fue a recoger a Dominique a los estudios de NBC, discutieron en la puerta de los estudios.

“Y de un momento a otro comenzó a estrangularla, abusando de su musculatura y condición atlética, mientras David Packer, actor con el cual estaba ensayando esa noche, intentaba comunicarse con la policía.

Cuando por fin se pudo trasladar a Dunne al Cedars-Sinai Medical Center, se hallaba ya en estado de paro cardíaco total.

Aún así, se le sometió a terapia de reanimación y se le brindaron auxilios de soporte vital, pero su cerebro ya no reaccionó”. Dunne falleció 19 días antes de su cumpleaños 23.

«Superman» también es otra de las supuestas maldiciones difundidos en el cine. Aseguran que quienes protagonizaron la película del Hombre de Acero tuvieron siempre finales trágicos o inesperados.

Dios claramente nos advierte de no acercarnos a lo oculto:

2Co 4:2 Antes bien renunciamos a lo oculto y vergonzoso, no andando con astucia, ni adulterando la palabra de Dios, sino por la manifestación de la verdad recomendándonos a toda conciencia humana delante de Dios.

Deu 29:29 Las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios; mas las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre, para que cumplamos todas las palabras de esta ley.

Si alguien se vio afectado por algún caso así lo que la persona debe hacer es creer en Jesucristo como salvador personal, confesar sus pecados y renunciar a haber participado en cualquier obra de las tinieblas en Nombre de Jesús.

Si le ha entrado un temor debe renunciar a lo que vio y temió en Nombre de Jesús y se debe romper en Su nombre cualquier yugo que haya quedado.

VEA VIDEO CON DISCRECIÓN

Deje su comentario