Cooperar con Dios y crecer en todas las áreas

9 marzo, 2015 | adm | Mensajes

Joyce Meyer

El cooperar con Dios te ayudará a ver un crecimiento en todas las áreas de tu vida.

Joyce Meyer: “He encontrado que podemos aprender mucho sobre el Señor mediante el examen de sus muchos nombres que se encuentran en la Biblia. Cada uno revela un aspecto único de su carácter, junto con una promesa muy específica para nuestras vidas.

Cuando llegamos a conocer a Dios – realmente conocerlo – nos llena de esperanza y confianza, porque nos damos cuenta de que Él es más grande que cualquier situación que vayamos a encontrar. Comprender el carácter de Dios y el amor increíble para nosotros nos permite relajarnos y confiar en Él en cada área de nuestras vidas.

La Biblia dice que Él es Jehová Jireh, que significa “El Proveedor” (Génesis 22:14). Él de Jehová Rapha, “Tu Sanador” (Éxodo 15:26), y Jehová Shalom, “tu paz” (Jueces 6:24).

El Señor también se conoce como Jehová M’Kaddesh, que significa “El Señor que nos santifica” (Levítico 20: 8). Esto significa, literalmente, que Él es el Dios que nos cambia.

Es muy alentador saber que no tenemos que cambiar nosotros mismos, porque cuando tratamos de cambiar por nuestra cuenta, sólo producimos frustración y lucha.

Filipenses 2: 12-13 dice que Dios nos energiza creando el poder y el deseo, tanto del querer como el hacer, por su buena voluntad.

Usted ve, cuando usted comienza una relación con Jesucristo, el Espíritu Santo viene a vivir dentro de ti. Ahora usted tiene grandes cosas en el interior que necesitan ser “resueltas” al exterior. Tenemos que aprender a pensar bien, hablar bien, y tratar a los demás como deberíamos. Y sólo podemos hacerlo a través de la fuerza y la ayuda de Dios.

A medida que el Espíritu Santo comienza a traer convicción en diferentes áreas de nuestra vida, nos damos cuenta de las cosas que tienen que cambiar. Cuando esto sucede, el Señor no quiere que nos sintamos culpables y condenados. Él simplemente quiere que tengamos la actitud que dice: “Dios, sé que tienes razón y yo estoy equivocado, y quiero cambiar en esta área. Confío en que me ayudes a cambiar.”

La verdad es que en realidad se puede disfrutar de tu vida, mientras que Dios te está cambiando. No tienes que sentirte mal porque no eres perfecto o incluso preocuparte por tratar de cambiarte a ti mismo.

Voy a ser honesta: me tomó un tiempo para aprender esta lección. Recuerdo que cuando el Espíritu Santo me comenzó a redargüir por hablar demasiado. En lugar de pedirle al Señor que me cambie y confiar en su gracia y fortaleza, tomé el asunto en mis propias manos. Decidí que iba a arreglarlo. Así que me fui a casa y no dije nada. Como resultado, acabé sintiéndome deprimida, y todo el mundo me preguntaba qué me pasaba. ¡No hace falta decir que fue una experiencia frustrante!

1 Tesalonicenses 5:24 dice: Fiel es el que os llama [a sí mismo] y totalmente confiable, el cual también lo hará [el cumplir su llamado para santificarte y mantenerte].

¡Me encanta esto! Además de su gran amor, Dios no sólo nos muestra lo que tenemos que cambiar, pero este versículo dice que él también lo hará. A medida que nos acercamos más al Señor a través de la lectura de su Palabra y hablamos con Él en oración, Él literalmente nos transforma desde adentro hacia afuera y nos hace más semejantes a Él. Nuestra parte es cooperar con Dios y hacer las cosas que Él pone en nuestros corazones para hacer.

Por ejemplo, hace años, cuando el Señor me estaba enseñando acerca de caminar en la excelencia y la integridad, empecé a sentirme condenada sobre pequeñas cosas como poner mi carrito de compras de distancia en el estacionamiento de la tienda. En esos momentos, tenía una opción. Podría dejar el carro en medio de la nada o podría obedecer a Dios y hacer un esfuerzo adicional para ponerlo donde pertenecía.

El Señor también constantemente trató conmigo acerca de cómo tratar a mi marido, Dave.

Recuerdo que quería comenzar una discusión un día y el Espíritu Santo susurró, “No es necesario decir nada.” A veces eso significaba dejar a Dave creer que tenía razón… aunque yo sabía que no la tenía. ¡Todavía puedo sentir el dolor de tratar de mantener la boca cerrada!

Pueden parecer cosas pequeñas, pero cada vez que obedeces a Dios y haces lo correcto – incluso cuando duele – creces espiritualmente y eres más como Jesús. Y como usted representa el carácter de Cristo en el mundo, la gente querrá lo que tienes y serán atraídos a usted para saber más acerca de Dios.

Amigo, el Señor tiene un plan maravilloso para tu vida. Él no sólo desea que estés con Él en el Cielo, ¡pero también es su voluntad que tu tengas una gran vida aquí en la Tierra! Les animo a buscar a Dios y pasar tiempo en Su Palabra. Pídele que te cambie y ayude a convertirte en todo lo que Él te ha creado para ser.

Mientras lo hace, el Señor será fiel transformándote a su imagen… y te ayudará a experimentar una mayor vida, más satisfactoria de lo que nunca imaginaste.

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Política de Privacidad (GDPR)