Sanando la Tierra

¿Cómo sabes si eres salvo?

16 julio, 2013 | adm | Mundo

Brian Miller estuvo 45 minutos en el cielo

¿Cuáles son las evidencias de que alguien es salvo?

«No tu eres el que quieres q seamos como tu, q creamos que toooodo nos lleva al cielo. Amigo tu eres libre de pensar lo que quieras y creer lo que quieras. Por personas como tu es que la gente mata aun cristianos, intolerante, sintiéndose frustrado por que no pensamos igual… Solo Cristo es verdad y vida… si tu no aceptas esa verdad es tu decisión y estas en la libertad de tomarla o no. Nadie te obliga ni a ver este vídeo, ni a pensar como nosotros.» (YOUTUBE)

El Verdadero Evangelio y Verdadera Conversión (Paul Washer)

2 FORMAS DE SABER SI ERES SALVO

Hay cristianos que preguntan mucho: «¿Cómo puedo saber con seguridad que soy salvo?». Luché con la pregunta mucho por mí mismo hasta que alguien me señaló al pasaje de 1 Juan que me ayudó a abrir los ojos. En 1 Juan 5:13 – 18, Juan identifica dos maneras de que podemos estar seguros de nuestra salvación.

1. hemos puesto nuestras esperanzas para el cielo completamente en Jesús. (1 Juan 5:13)

«Les escribo estas cosas,» dice Juan, «porque» creen en el nombre del hijo de Dios. Es tan simple que a veces que lo perdemos de vista, la seguridad viene de creer en Jesús.

Éste es el Evangelio: cuando confiamos en su nombre, y dejamos de esforzarnos por ganar el cielo dibujando nuestra propia cuenta moral; en cambio, retiramos en su cuenta justo en nuestro lugar.

El Evangelio, por su propia naturaleza produce seguridad. Porque el Evangelio proclama a «Jesús en mi lugar», mi seguridad no depende de lo bien o lo mucho que he hecho. Depende de si, sí o no descanso en su obra terminada. Así que la pregunta no es, “¿Puedo recordar haber orado una oración?» o “¿Fue mi experiencia de conversión realmente emocional?» La pregunta importante es, “¿Actualmente descanso en Jesús como pago por mi pecado?»

Un montón de cristianos quedan atrapados en la garantía que les dio orar una oración que oraron hace 2 años, 5 años o hace 30 años. Pero Juan no dice, «Escribo estas cosas a los que oraron la oración del pecador». Escribe a los creyentes. El punto no es la oración que oró, sino la postura presente en que estás.

2. tienes una nueva naturaleza. (VV. 16 – 18)

Si usted ha nacido de Dios, él le ha dado una nueva naturaleza. Y esta naturaleza viene con nuevos deseos. Entonces el deseo de no «seguir pecando,» como Juan escribe, es porque tengo nuevos deseos. Como una forma terrenal de pensar en esto, podría imaginar algún vómito en el suelo. A ninguno de nosotros le haría falta una lista de reglas que nos impida comerlo. ¿Por qué? Porque nos parece repugnante. Ahora, un perro tiene una naturaleza totalmente diferente, con deseos diferentes. Un perro encontraría ese vómito tan apetitoso como a nosotros nos resulta repugnante.

Se trata de cómo Dios nos cambia: no nos amedrenta con reglas, sino que nos da un corazón nuevo. Ya no amas la deshonestidad y el odio y la inmoralidad como solías hacerlo. No lo evitamos debido a las amenazas de Dios, sino porque estas cosas te comienzan a enfermar.

Por supuesto, esto no significa que seas perfecto inmediatamente, o que ya no luches con el pecado. Pero dejas de participar en el pecado voluntariamente y desafiantemente. No puedes amar a Dios y amar las cosas que le afligen. No se puede tener una boca que canta alabanzas a Jesús con una vida que abiertamente le crucifica. No es la boca que mejor refleja tu amor por Dios; es tu vida.

Y cuando empiezas a ir hacia atrás hacia el pecado — que todos lo hacemos — Jesús te protege y te renueva (v. 18). De hecho, uno de los signos de tu salvación genuina es que a pesar de que caes, nunca permanentemente caes lejos. Dios te trae, una y otra vez. Como dice Proverbios: «el hombre justo cae siete veces y se levanta otra vez» (Prov 24:16).

Tu nueva naturaleza no es demostrada por nunca caer, sino por lo que haces cuando caes. La Salvación no significa perfección sin pecado, pero sí significa una nueva dirección.

Rom 1:16 Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego.

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *