Cómo disfrutar de completa aceptación con Dios

17 febrero, 2015 | adm | Mensajes

Joyce Meyer

Joyce Meyer habla de nuestra aceptación con Dios: “Todos tenemos una profunda necesidad de sentirnos bien. Y podemos pasar mucho tiempo y energía tratando de hacer las cosas que nos hacen sentir que estamos bien – estar bien con nosotros mismos, con los demás e incluso con Dios.

Pero nosotros no debemos por nosotros mismos tratar de estar bien con Dios a través de nuestro propio esfuerzo. La verdad es que no podemos hacer nuestras vidas justas por nuestra cuenta, pero podemos recibir la justicia de Dios, poniendo nuestra fe en Cristo.

Romanos 3:20 dice: “Porque nadie puede estar bien con Dios por hacer lo que manda la ley. La ley simplemente nos muestra cuán pecadores somos.” Eso significa que la razón que Dios estableció la ley era para mostrarnos lo mucho que necesitamos un Salvador que puede hacernos justos delante de Él.

La justicia propia es creer que estamos bien con Dios a través de nuestras propias obras. Por ejemplo, una persona podría pensar: “Bueno, si he leído mi Biblia todos estos años, entonces Dios estará contento conmigo.” Pero la verdad es que no tenemos que leer nuestra Biblia para agradar a Dios; la leemos porque nos ayuda en nuestra vida cotidiana.

Es por nuestro propio bien. De la misma manera, mi predicación no me hace una persona justa. La única manera somos hechos justos (con Dios) es por tener fe en Jesucristo, no es algo que se pueda ganar en nuestro propio esfuerzo.

Yo solía luchar realmente con la justicia propia. Hace muchos años alguien llegó a la iglesia a la que asistía, y sugirió que todos leamos toda la Biblia en un año. El pastor cada domingo preguntaría: “¿Quién ha estado haciendo su lectura de la Biblia?” Bueno, yo no quería ser la que no se ponía de pie, así que me puse muy en serio a hacerlo.

Todos teníamos un calendario para que pudiéramos marcar los días que leíamos los capítulos. Lo puse en el refrigerador para que todos los que viniesen a mí y me preguntaban qué era, yo pudiera contestar orgullosa. Mientras yo marcaba todas las lecturas hechas me gustaba ese calendario. ¡Pero entonces quedé 36 capítulos atrás y tuve esos grandes agujeros! Era como una pesadilla para mí.

Así que un día decidí que iba a ponerme al día, y leí todos los capítulos de una. Y, honestamente, cuando cerré mi Biblia me sentí tan aliviada. Pero luego casi de inmediato el Espíritu Santo me dice: “Así que, dime, ¿qué aprendiste?” ¡Y me di cuenta de que no podía recordar una cosa!

Dios me enseñó una lección importante ese día. Él preferiría que lea un versículo y realmente consiguiera algo de él y que me conectara con él que leer 36 capítulos y no aprender nada. El punto es que tenemos que tener los motivos correctos para las cosas que hacemos y dejar de hacer las tareas por la ley que nos hacen sentir mejor con nosotros mismos, pero que son sin fruto.

En 2 Corintios 5:21, Pablo escribe: Dios hizo cargar con nuestro pecado al que no cometió pecado, para que así nosotros participáramos en él de la justicia y perfección de Dios. ”

Todos los días de mi vida me digo: “Yo soy la justicia de Dios en Cristo.” Ahora, yo no soy justa porque lo hago todo bien. Nadie es perfecto, y ninguno de nosotros lo hacemos todo bien. La Biblia dice en 1 Juan 1: 8, “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y no vivimos en la verdad.”

Usted podría decir: “Bueno, Joyce, ¿no deberíamos tratar de hacer lo correcto?” ¡Por supuesto! Dios quiere que vivamos por la fe en Cristo. Entonces, ya que tenemos una relación personal con él, vamos a hacer lo correcto por su gracia, porque queremos hacer lo correcto. Él pone en nosotros el deseo de hacer lo que es correcto.

En Filipenses 3: 3, Pablo explica que “nos basamos en lo que Cristo Jesús ha hecho por nosotros. No ponemos ninguna confianza en el esfuerzo humano.”. Dice que obedeció la ley sin culpa, y si cualquier persona tenía una razón para tener confianza en sí mismo por la norma de la ley, él tenía más razón que nadie.

En los versículos 7 al 9 de ese capítulo, Pablo pasa a decir: “Al tener sin embargo a Cristo, consideré todas mis ventajas como cosas negativas.

Más aún, todo lo considero al presente como peso muerto en comparación con eso tan extraordinario que es conocer a Cristo Jesús, mi Señor. A causa de él ya nada tiene valor para mí y todo lo considero como basura mientras trato de ganar a Cristo.

Y quiero encontrarme en él, no teniendo ya esa ‘rectitud’ (justificación) que pretende la Ley, sino aquella que es fruto de la fe de Cristo, la justicia que procede de Dios y que se funda en la fe”.

Pablo está diciendo con el fin de tener una relación con Cristo, tenía que estar dispuesto a recoger todos sus logros y las cosas que había trabajado tan duro y estar dispuestos a deshacerse de todos ellas. Esto se debe a que todo es basura en comparación con el privilegio inestimable de conocer a Cristo como nuestro Señor y Salvador.

Sí, lo que hacemos cuenta, pero nuestras buenas obras no nos hacen aceptables a Dios. Sólo nos hace justos con él, el poner nuestra fe en Jesucristo. Y cuando ponemos nuestra fe en Cristo, podemos descansar en saber que todo está bien”.

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Política de Privacidad (GDPR)