Sanando la Tierra

Cómo cambiar nuestra mente para triunfar

21 octubre, 2015 | adm | Iglesia y Ministerio

Cash Luna

El pastor Cash Luna habla de cómo cambiar nuestra mente para triunfar, para eso comienza leyendo el pasaje en Éxodo 5:1 donde dice que Moisés y Aarón entraron delante de Faraón para pedirle que deje a su pueblo ir a celebrar fiesta a Dios en el desierto como dijo Jehová.

Es diferente celebrar fiesta en medio de todas las comodidades que celebrar fiesta en el desierto después de caminar 3 días. Nosotros no podemos sacrificar nuestra vida para ser salvos porque no podemos ser salvos por la sangre nuestra. Somos salvos por la sangre que Jesucristo derramó por nosotros.

Pero es difícil no edificar un ministerio sin pedir el sacrificio de uno y de las personas que integran el ministerio. Luna dice: “Podemos ser el templo más cómodo por las sillas, pero no podemos ser la iglesia más cómoda, Casa de Dios es una iglesia de gente que trabaja como hormiga para que las cosas pasen”.

En Éxodo 5:3 la idea original era salir siendo esclavos y sacrificar por 3 días y volver. Pero Faraón cuestionó quien era Jehová y no los dejó ir. El plan originario era ese y el plan ulterior era que el pueblo salga libre de Egipto hacia la tierra prometida.

Dios lo que quería era que cambien la mentalidad de esclavos que tenían desde muchísimo tiempo.

La mentalidad de esclavo es la de alguien que pide y la mentalidad de conquistador es de alguien que da. Por eso les pidió que vayan a darle una fiesta en el desierto. La mentalidad de ellos era intercambiar su trabajo de hacer ladrillos por su salario de esclavos, no tenían oportunidad de avanzar nada más.

Solo ofreciendo iban a cambiar su mente de no tener nada que dar a tener algo que pueden ofrecer.

Por ejemplo, si tú estás pensando tener un trabajo pidiéndolo te van a dar un trabajo por lástima. Tienes que obtener un trabajo ofreciendo lo que sabes hacer. La lástima nunca ha levantado a una persona. Lo único que levanta es la admiración que alguien tenga por algo que tú haces…

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *