Sanando la Tierra

Cantante que adoraba demonios viene a Jesús

22 junio, 2017 | adm | Iglesia y Ministerio

Cantante que adoraba demonios viene a Jesús

Después de haber sido evangelizado por la familia un cantante que adoraba demonios viene a Jesús. Shane Lynch, de la banda Boyzone contó como encontró a Jesús (1,2) después de un período oscuro en su vida. Período que se sumergió tenebrosamente en lo oculto.

El cantante que adoraba demonios era muy popular en Europa por ser un miembro de Boyzone. Banda que se hizo grande en los años 90′.

Shane Lynch se abrió hacia el final de la banda, que se produjo en el 2000.

Él reveló algunas prácticas que han sorprendido al grupo de aficionados. No es casualidad que Europa se clasifique como un semillero de grandes artistas. De allí salieron las bandas Take That (Back for Good), el cantante Robbie Willians (Angels) y el difunto George Michael (Freedom! ’90).

El Boyzone también tuvo su momento de éxito hasta que se separó el grupo. En su momento fueron considerados una de las bandas más exitosas en Irlanda (tierra de Bono Vox, el cantante de U2), en el Reino Unido.

‘Estaba bailando con el diablo’

Durante una entrevista, Shane Lynch reveló que lleva a cabo prácticas de culto a seres ocultos y también al diablo. Esto fue antes de la conversión a Cristo. «Me sumergí en lo oculto y estaba bailando con el diablo, haciendo todo tipo de cosas negativas. En este momento de mi vida yo estaba tratando de escapar de mí mismo», dice el cantante.

El cantante que adoraba demonios vivía en un lugar oscuro

La banda puso fin a sus actividades en el año 2000 y Lynch terminó en un lugar más oscuro y sombrío. «Solía ​​hacer cosas peligrosas. Conducía coches locamente a altas velocidades y maldecía a todos». Solía conducir a cerca de 200 km / h. Era una explosión mental», informó.

El cantante también reveló que hizo uso de la ouija para consultar a los espíritus.

También dijo que el tiempo pasado con todo esto hizo que se sintiera atraído por Dios. «Me convertí en un solitario, porque no sabía quién era yo. Desde que tenía 18 años, estaba totalmente controlado por la grabadora y de repente todo había terminado», dijo.

«Estaba en un mundo de fantasía. Tenía una casa muy cara, un Porsche y todo lo que el dinero podía comprar. Pero había un vacío dentro de mí. Durante un tiempo, traté de llenarlo con todo tipo de sexo, drogas y cosas que deberían ser legales», recuerda. Mi conducta de vida fue transformada por Dios. Mi familia fue una gran motivación para que yo pudiera encontrar a Cristo», señaló.

Recursos externos:
(1) www.belfasttelegraph.co.uk

(2)

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *