Menú

Cadaver en la morgue resucita después de 2 días

Ulteriormente de permanecer desnuda, fría y de ser un cadaver en la morgue resucita, levantándose de los muertos después de 2 días para contar a su familia y amigos musulmanes acerca de Jesús.

Luego de cuarenta y ocho horas que pasó tiesa en un depósito de cadáveres, Sabina se vio irremediablemente atrapada en el fondo de un pozo profundo.

Relacionados: MURIÓ Y VIO LA BIBLIA CON LAS PÁGINAS EN BLANCO

Rodeada de cadáveres cubiertos con sábanas de lino, Sabina tuvo una visión de un árbol que crecía en la parte superior del pozo. De su tronco, una rama se movió hacia su ser mientras yacía en una camilla de hospital.

Lo suficientemente cerca como para llegar, la rama llegó a ser carne cuando Sabina oyó las palabras, “Si agarras en mi mano, voy a traerte de vuelta a la vida”.

Se asió de ella con su mano fría, sin vida y Sabina despertó y se encontró con el cuerpo cubierto desde el cuello hacia abajo con una sábana blanca al igual que otros cadáveres a su alrededor.

Escuchó las voces de los medicos en busca de un cadáver, Sabina se sentó sobre la superficie metálica fría bajo su cuerpo. Un cadaver en la morgue resucita espantando a todos.

“Estoy viva. No se preocupen”, gritó mientras los médicos ingresaban a la morgue por segunda vez después de quedarse asustados momentos antes cuando su ser era un cadáver. Pero ahora el cadaver en la morgue resucita.

Ofreciendo a Sabina agua, alimentos y ropa, el personal médico dispuso su transporte a un Hospital Universitario de Investigación en Moscú, Rusia (1), donde había viajado para visitar a un hijo en prisión bajo cargos falsos.

El personal del hospital se negó a comentar oficialmente o hacer público cómo Sabina pasó dos días en coma y dos más en el depósito de cadáveres.

El cadaver en la morgue resucita – era la historia que todos contaban.

Volviendo a Asia Central (2), Sabina sorprendió a los miembros de la familia en su primera mañana de domingo en casa por salir temprano, diciendo a sus hijas aturdidas: “Hay algún lugar tengo que ir” .

Una iglesia pentecostal en medio de una gran comunidad islámica fue el destino de Sabina. En el interior, profesaban la fe en Jesucristo, dejando atrás a su fe perteneciente al Islam.

Desde entonces, seis hijas de Sabina y otro de sus hijos (el otro murió en una prisión rusa, donde sufrió lesiones y daño cerebral) se hicieron cristianos y entraron al ministerio a tiempo completo o, al menos, están estudiando la Biblia.

A los 63 años, Sabina vio a su madre de 92 años de edad, y una sobrina venir a la fe en Jesús el año pasado, lo que demuestra que existe toda la salvación del hogar, incluso entre los musulmanes. Fueron dos de las hijas de Sabina que condujeron a su abuela y a su primo al Señor.

En una gran sorpresa, la hija mayor de Sabina recientemente llegó a conocer a Jesús también. Hasta el verano de 2016, siendo vehementemente opuesta al Evangelio e incluso a tener una Biblia en su casa.

Sabina comparte su experiencia de volver de los muertos y su testimonio de la conversión del Islam al cristianismo en su lengua materna en el país de Asia Central que ella llama hogar.

Para saber más de esta historia vaya a God Reports (3)

Recursos externos:

(1) Hospital Universitario de Investigación en Moscú, Rusia

(2) Asia Central

(3) God Reports

Deje su comentario