Ahora México ¿Por qué Dios permite los desastres?
Menú

Ahora México ¿Por qué Dios permite los desastres?

Primero el Huracán Harvey, luego Irma, después José y María. Ahora México con el terremoto. ¿Por qué Dios permite que los desastres naturales (1)?

¿Por qué Dios permite los terremotoss permite los terremotos, tornados, huracanes, tsunamis, tifones? ¿Por qué permite los ciclones, deslizamientos de tierra, incendios forestales y otros desastres naturales?

Las tragedias hacen que muchas personas cuestionen la bondad de Dios. Es preocupante que los desastres naturales a menudo se denominen “actos de Dios”. Mientras que en realidad no se le da “crédito” a Dios por años, décadas o incluso siglos de clima pacífico.

Ahora México con el terremoto

¿Por qué vienen los desastres naturales?

Leyes de Dios

Dios creó todo el universo y las leyes de la naturaleza (Génesis 1: 1). La mayoría de los desastres naturales son el resultado de estas leyes operando. Huracanes, tifones y tornados son los resultados de los patrones climáticos divergentes en colisión.

Los terremotos son el resultado del movimiento de la estructura de las placas de la tierra. Un tsunami es causado por un terremoto submarino. Esta es la primera explicación natural.

Reflejo de la Actividad Humana

La Biblia proclama que Jesucristo controla toda la naturaleza (Colosenses 1: 16-17). ¿Dios podría prevenir los desastres naturales? ¡Absolutamente! ¿Dios a veces influye en el clima?

Sí, como lo vemos en Deuteronomio 11:17 y Santiago 5:17. Números 16: 30-34 nos muestra que Dios a veces utiliza los desastres naturales como un juicio contra el pecado. Generalmente Dios puede hacer coincidir las leyes naturales con las advertencias de juicio por el pecado en la humanidad.

El libro de Apocalipsis describe muchos eventos que sin duda podrían ser descritos como desastres naturales. (Apocalipsis capítulos 6, 8 y 16). ¿Todos los desastres naturales son un castigo de Dios? Absolutamente no. Pero muchos inocentes también sufren.

De la misma manera que Dios permite que la gente mala cometa actos malvados. Dios permite que la tierra refleje el pecado con consecuencias en la creación. Romanos 8: 19-21 nos dice: “La creación aguarda ansiosa que los hijos de Dios sean revelados.

Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por la voluntad de aquel que la sometió. En la esperanza de que la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios”. La caída de la humanidad en el pecado tuvo efectos sobre todo, incluido el mundo en que vivimos.

Causa de la caída del hombre

Todo en la creación está sujeta a la “frustración” y “decadencia”. El pecado es la causa última de los desastres naturales como lo es la causa de la muerte, la enfermedad y el sufrimiento.

Podemos entender por qué se producen desastres naturales. Lo que no entendemos es por qué Dios permite que ocurran.

¿Por qué Dios permitió que el tsunami matara a más de 225.000 personas en Asia? ¿Por qué Dios permitió que el huracán Irma destruya los hogares de miles de personas? ¿Por qué permitió ahora México?

Eventos así ayudan a pensar en la eternidad

Este tipo de eventos hacen perder toda la confianza en esta vida y nos obligan a pensar en la eternidad. Las iglesias se llenan generalmente después de desastres cuando las personas se dan cuenta de cuán tenue son sus vidas en realidad. También reflexionan cómo la vida puede ser quitada en un instante.

Lo que sí sabemos es esto: ¡Dios es bueno! Muchos milagros sorprendentes ocurrieron durante el transcurso de los desastres naturales. Allí se vio la gloria de Dios.

Los desastres naturales causan que millones de personas reevalúen sus prioridades en la vida. Cientos de millones de dólares en ayuda se envían para ayudar a las personas que están sufriendo.

Oportunidad para Compartir

Los ministerios cristianos tienen la oportunidad de ayudar de todas maneras. Especialmente compartiendo el mensaje de fe en personas que abren el corazón ante el dolor.

Dios puede, y lo hace, trayendo un gran bien después de las tragedias terribles (Romanos 8:28).

Dios cambia el rumbo de una sociedad que apunta hacia la perdición

Es increíble como estos eventos sacan lo mejor del Hombre (A veces lo peor). Ahora México vive una calamidad espantosa.

¡Pero la solidaridad increíble del pueblo mexicano se hizo evidente al mundo entero! La unidad y apoyo entre todos vuelve a la gente hacia la dirección correcta.

Recursos externos:

(1)

  Deja un comentario!

A %d blogueros les gusta esto: