Sanando la Tierra

Agricultores israelíes observan el año sabático

29 octubre, 2014 / adm / Iglesia y Ministerio

Agricultores israelíes observan el año sabático

Agricultores israelíes observan el año sabático – cada siete años, de acuerdo a la Biblia, los agricultores israelíes deben dar a sus tierras un descanso durante un año.

Entonces, ¿cómo los cultivadores de hoy en día concilian la antigua práctica espiritual con la necesidad de alimentar a 8 millones de bocas en el país?

La mayoría comercializa sus productos gracias a una solución ingeniosa: vendieron temporalmente sus granjas, valoradas en conjunto en $ 33 mil millones, a un agente de telemercadeo no judío de 25 años de edad llamado George.
“Soy dueño de todas las tierras, y ni siquiera soy dueño de un apartamento”, bromeó George Shtraykhman, un inmigrante de San Petersburgo, Rusia.

El año sabático del séptimo año, llamado “shmita” en hebreo, comenzó el mes pasado en el Año Nuevo judío, y se extiende hasta el otoño de 2015.

Aunque sólo una minoría de la población israelí se rige por la ley religiosa estricta, casi todos los agricultores judíos israelíes optan por seguir la directiva bíblica, en parte para que no se pierdan los negocios de sus clientes ortodoxos.

El Rabino Yaakov Ariel, quien ayudó a escribir de parte del gobierno folletos de forma detallada para los agricultores y jardineros, dijo que la práctica sirve como un recordatorio espiritual.
Gilad Fine, un granjero judío religioso dijo:

“No somos dueños de la tierra. Hay un amo del universo”, dijo Ariel.

Fuera de algunos 6.700 agricultores judíos en Israel, sólo 50 ignoraron las normas religiosas, mientras que sólo alrededor de 450 abandonaron sus granjas por completas este año, dijo Efraim Antman del Ministerio de Servicios Religiosos de Israel.

La mayor parte del resto optó por George Shtraykhman.

Ellos vendieron sus fincas para el gobierno, y el mes pasado, el gobierno vendió las tierras a Shtraykhman, volviendo al agente de telemercadeo no judío en uno de los mayores propietarios de tierras de Israel.

Técnicamente, la venta anual es legalmente vinculante. En la práctica, es simbólica. Él ni siquiera se llevó a casa una copia del contrato.

Shtraykhman, que tiene raíces judías, dijo que pasó un tiempo en un seminario religioso cuando se trasladó a Israel y consideró formalmente la conversión al judaísmo.

“Al final, decidí que no era para mí porque me gustan las hamburguesas con queso”, dijo en broma, refiriéndose a las normas dietéticas judías que prohíben la mezcla de productos lácteos y carne, “y porque no todo el mundo tiene que ser judío. Puedo ser una buena persona y eso es todo. ”

Mantuvo buenas relaciones con un rabino del seminario que le presentó al Gran Rabinato de Israel para la venta.
Dijo que “pagó” 2.000 shekels, o alrededor de $ 540, por la tierra, con dinero regalado a él por un funcionario involucrado en la ceremonia.

www.israeltoday.co.il

¿Qué te parece?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




A %d blogueros les gusta esto: